Avisar de contenido inadecuado

El Estado compite con el contrabando

{
}

Recuerdos del presente

Las dudas de Humala

Humberto Vacaflor Ganam

Aparte de la vestimenta de sus ministros, fueron seguramente muchos los detalles que preocuparon al presidente Ollanta Humala cuando estaba preparando la reunión de Puno con el gabinete de ministros de Bolivia.

El que su gabinete haya vestido unos ponchos rojos de fina alpaca para la reunión, contrastando con los trajes italianos de algunos ministros del presidente indígena Evo Morales de Bolivia, fue una decisión muy acertada.

Los detalles económicos eran más delicados y complejos. Y seguramente fueron motivo de mucha meditación para el presidente peruano.

Comprar gas licuado de petróleo (GLP) de Bolivia era un detalle con muchas implicaciones. Una decisión que se entrecruzaba entre lo legal y lo ilegal.

Un ejercicio por el cual se puede observar que la economía no es una balanza de dos platos, sino de varios platos.

Para el Perú, comprar GLP boliviano de manera legal equivale a decidir muchas cosas, incluso dentro de Bolivia.
a-   Los campesinos bolivianos que ahora viven de vender garrafas de GLP al Perú hacen posible que los productos de la agricultura peruana se vendan libremente en Bolivia.

b-   Al “nacionalizarse” el negocio, los campesinos bolivianos volverían a cultivar papa, tomate, zanahoria, lechugas, naranjas, mandarinas, etc.

¿Qué hacer, entonces, en Bolivia?

Para el gobierno boliviano resultaba fácil. Sólo tenía que proclamar, por todos los medios a su alcance, que son muchos, que estaba exportando GLP a Perú, por primera vez y que el proceso de cambio sigue adelante.

Pero había otros alcances en este negocio. Traer el GLP producido en Yacuiba hasta el Desaguadero resulta muy caro. Se calcula que un cisterna con 30 toneladas del combustible tendría un costo de 3.500 dólares en ese recorrido.

Es decir que, poniendo todas las cuentas juntas, en una sola planilla, contando lo que cuesta el GLP y lo que se ahorra en la compra de los tubérculos, verduras y frutas peruanas, uno no sabe si conviene o no quitar a los contrabandistas el negocio de la venta del GLP a Perú.

Cuando las cuentas de la economía legal se van mezclando con las cuentas de la economía ilegal, los balances se hacen cada vez más difíciles.

Aquellos países donde las cuentas son solamente del sector legal la tienen más fácil. Los contadores están contentos, Y también las conciencias.

-

 COMENTARIO DEJADO EN EJU-TV:

MANDINGO • hace un día
Dato interesante. 
No solo los campesinos se benefician de lo ilegal, tambien los FERCHOS de las cisternas. Desde hace rato el SINDICATO DE FERCHOS DE CISTERNAS que transportan gasolina y diesel desde Chile, se avivaron (todo es viveza) vendiendola en el mismo Chile y comprando el mismo producto en las diferentes gasolineras del estado pluri y llegando a su destino final como si nada hubiese pasado, solo que esa VIVEZA les genera 5.000$us contantes y sonantes libres de impuestos y en tan solo 48 horitas. 
Estos casos son comunes y corrientes en estrados judiciales orurenos, y es mas, es el negocio del momento porque se benefician: Autoridades, jueces, abogados,empresas y choferes. 

{
}
{
}

Deja tu comentario El Estado compite con el contrabando

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.