Avisar de contenido inadecuado

Errorcillos del FMI

{
}

Economía de palabras

 

Dos perlas del FMI

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Un viejo juego de palabras dice que economista es aquel que mañana te explicará porqué sus pronósticos de ayer no se cumplieron hoy.

Bueno. Los economistas del Fondo Monetario Internacional no son la excepción.

Un documento oficial difundido ayer acerca de las “soluciones” de la crisis europea dice: “"Hemos encontrado que los realizadores de pronósticos (del FMI) subestimaron significativamente el incremento en el desempleo y la caída en el consumo privado y la inversión asociados a la consolidación fiscal".

Es decir que no calcularon que las medidas propuestas iban a hacer caer el empleo y el PIB en Europa. Estos calculadores tendrían que experimentar, para comenzar, en sus casas. Y luego, sólo luego, en caso de que haya salido bien la prueba, proponer la receta a un país.

Millones de europeos están llorando como consecuencia de este error.

Para compensar esa mala nota, el FMI dijo en otro documento, difundido por la carta Siglo 21 (y que parece haber sido escrito pensando en Bolivia) dice:

“La limitada capacidad estatal de muchos países ricos en recursos naturales dificulta las inversiones adecuadas y eficaces. Este problema se debe no sólo a la falta de capacidad técnica de un gobierno para definir, ejecutar y supervisar proyectos clave de inversión, sino también a la corrupción en el sector público, que permite a los poderosos malgastar o malversar los recursos extraordinarios, por ejemplo, en contratos de construcción millonarios susceptibles de mala gestión.”

El organismo mundial aconseja luego:

“Por lo tanto, es posible que el fuerte aumento de la inversión pública no sea siempre la estrategia adecuada. A corto plazo quizá sea más eficaz distribuir parte de las ganancias extraordinarias como dividendos directos a los ciudadanos y dejar que estos, con sus decisiones, creen y promuevan sectores no basados en los recursos naturales.”

Se le podría decir al gobierno de Bolivia: “agarrate esta indirecta”.

Es decir, que la economía esté en manos de la gente. Al fin y al cabo, si la gente paga impuestos, pues tiene derecho a usar los excedentes, cuando los hubiese. Sobre todo si esos excedentes cayeron del cielo o, en este caso, de los precios internacionales, sin que el gobierno hubiera movido un dedo.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Errorcillos del FMI

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.