Avisar de contenido inadecuado

En las entrañas de San Cristóbal

{
}

Visita a mina San Cristóbal

Jorge Espinoza Morales

 

Minera San Cristóbal (MSC) es una empresa boliviana de clase  mundial, subsidiaria de la transnacional japonesa Sumitomo. Controla la operación San Cristóbal (provincia Nor Lípez de Potosí), de lejos la más grande de la historia minera del país; produce zinc, plata y plomo. Empezó a producir en agosto de 2007. Entre 2008 y 2017 su valor anual bruto promedio de exportación, estimado de diferentes fuentes, fue de 882 millones de dólares (M$us), que representó más del 29% de las exportaciones mineras del país. En el mismo período por regalías pagó un promedio anual de más de 45 M$us y es una de las principales contribuyentes de impuestos. En 2011, de acuerdo al SIN pagó más de 135 M$us (944 MBs). En 2016 por lo aleatorio de la industria minera tuvo pérdida. El volumen de minerales producido por MSC representó el 54% de los minerales metálicos en 2017. La inversión total en esta operación fue de 1.800 M$us. Es la cuarta productora de plata del mundo y la sexta de zinc.

El día jueves 14 de febrero conjuntamente los colegas Oscar Kempff, Carlos Barragán y Néstor Molina, visitamos esta operación. Lo primero que nos llamó la atención fue que en el viaje por carretera entre Uyuni y San Cristóbal, la velocidad máxima permitida del vehículo era de 80 kilómetros por hora (kph), controlada por satélite. En la mina, en el sector de tráfico de volquetes la velocidad máxima es de 20 kph. Las velocidades superiores a los límites se manifiestan con una alarma dentro del vehículo, que se apaga con una velocidad inferior al límite. Las infracciones van al expediente del conductor. En nuestro viaje de ida y vuelta, no sonó la alarma ni una vez.

En el control de ingreso a la mina, nos pidieron nuestras cédulas de identidad y nos sometimos a una prueba de control del grado alcohólico, pues está prohibido que ingresen trabajadores o visitas que hubieran bebido hasta 48 horas antes del control. San Cristóbal debe ser el único campamento minero donde no hay bebidas alcohólicas.

En la mina nos dieron una charla sobre las exigentes regulaciones de higiene y seguridad industrial y cuidado del medio ambiente. Nos mostraron películas sobre las diferentes fases de explotación y los objetivos de la empresa. Asistimos a una impresionante voladura de unas 70.000 toneladas (hay hasta de algo más de 100.000 tons). Un sensor asistido por satélite hace un escaneo que barre las zonas adyacentes de la voladura para detectar personas o vehículos que pueden ser afectados por ella. Desde el inicio de operaciones no hubo accidentes en esta etapa. En la sala del lugar donde se autoriza la voladura, luego de varios controles previos, entre otros vimos en un monitor las imágenes de todos los conductores de volquetes de 180 y 240 tons que transportan el mineral al ingenio y la caja al botadero, para determinar su grado de cansancio. A los que se les nota con cansancio se les hace sonar una alarma en la cabina y si están muy cansados se los releva. Nos indicaron que hasta ahora tampoco hubo accidente alguno por este motivo. 

El ingenio con una capacidad inicial de tratamiento de 40.000 tons por día (tpd), especialmente mejorando la eficiencia del molino con tecnología propia, incrementó su capacidad a 52.000 tpd en 2016 y nos indicaron que ahora trata más de 53.000 tpd. Mediante flotación selectiva produce concentrados de plomo-plata y zinc-plata, que son exportados a diferentes fundiciones del exterior. En 2017 exportó 112.000 tons de concentrados de plomo-plata y 516.000 tons de zinc-plata, vale decir un promedio diario de 1,720 tons de concentrados. Los relaves (colas) del ingenio son dispuestos en forma segura en una ventajosa cuenca endorreica (que es objeto de un monitoreo continuo), desde donde se recircula el agua. Para uso del ingenio MSC capta agua subterránea no apta para riego ni para consumo humano o animal. Bajó el consumo de agua de 40.000 m3/día a 24.000 m3/día, logrando un envidiable reciclaje de 80%.

El cuidado del medio ambiente tiene una atención preferencial y puede afirmarse que MSC es una empresa líder en la gestión medioambiental responsable. 

Almorzamos en el comedor del campamento, con autoservicio, donde acuden absolutamente todos los trabajadores y empleados, empezando del gerente. Existen diferentes tipos de sopas, segundos, postres, refrescos y café. Hay también comida vegetariana.

Todas las etapas productivas utilizan tecnología de punta. Si añadimos a ello el cumplimiento de las estrictas normas de higiene y seguridad ambiental, así como el cuidado del medio ambiente, el espíritu de trabajo, la elevada productividad etc., puede concluirse que San Cristóbal parece una operación en un país del primer mundo.

Con el promedio del valor bruto anual de exportación de 882 M$us, deben cubrirse los costos de operación en mina, los costos administrativos, los costos de fundición y refinación de los concentrados de zinc-plata y plomo-plata (que con precios bajos pueden representar 40% del valor bruto de venta), las regalías e impuestos pagados, que unidos a los bajos precios pueden ocasionar pérdidas, como ocurrió durante varios años. Lo señalado echa por tierra las afirmaciones de varias personas que sin tener conocimiento de la estructura de costos en minería, siguen repitiendo en forma irresponsable que MSC tiene una utilidad anual de 1.000 M$us y hay que nacionalizarla. Publiqué al respecto un artículo titulado “Deslices sobre mina San Cristóbal” (ED 15/04/18), que no fue objeto de ningún comentario ni rectificación. Luego de visitar la operación, estoy completamente convencido que si se la nacionalizara, al poco tiempo arrojaría pérdidas, que como siempre debe pagarlas el pueblo boliviano.

{
}
{
}

Deja tu comentario En las entrañas de San Cristóbal

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.