Avisar de contenido inadecuado

Los encargos para Maduro

{
}

Economía de palabras 

Mensajes para Maduro

Humberto Vacaflor Ganam

 

La próxima vez que Evo Morales vaya a visitar a Nicolás Maduro tendría que hacérnoslo saber, sobre todo si le va a dar mensajes en nombre de todos los bolivianos.

Esta vez, de paso a Nueva York, paró en Caracas y le dijo a Nic, el grandote, que los bolivianos somos todos bolivarianos y que lo vamos a defender, no importa lo que haga, porque somos chavistas.

Si hubiéramos sabido que iba para Caracas, le habríamos pedido que diga al sucesor del comandante Chávez, que no siga matando venezolanos. Y que, si se atreve, llame a elecciones.

Para que una revolución tenga ese nombre tendría que someter sus decisiones a la aprobación de la gente, de los supuestamente revolucionarios.

Le habríamos pedido que convenza a Maduro sobre la necesidad de liberar a los presos políticos, para que el gobierno siga llamándose revolucionario.

También le habríamos encargado que le diga al grandote (el mi pueblo se dice el “mancarrón”), que pida a sus sobrinos no seguir revelando ante la justicia de Estados Unidos los detalles más sórdidos del “socialismo del siglo XXI”.

Esos detalles vienen a sacar a la luz el mayor aporte de Chávez a la política sudamericana y a la “revolución bolivariana”: la inclusión de los dineros del narcotráfico en la política.

Es una indiscreción muy peligrosa revelar esos detalles. Y los sobrinitos están dando a conocer todo el mecanismo, que es la fórmula del éxito, sólo por lograr condenas menores.

Tendría que pedir a sus sobrinos que no revelen esos secretos, porque de ellos depende toda una revolución con marca registrada, aunque con padrinazgo innombrable. Si los sobrinitos fueran revolucionarios no venderían el secreto mejor guardado del "proceso de cambio".

Quizá tendría que ofrecerles grandes recompensas para que no sigan hablando, aunque, claro, como van las cosas, quien sabe los sobrinitos no confíen en que el tío grandote pueda cumplir ninguna promesa.

Y decirle que los aviones que llegan a Chimoré desde Venezuela son un compromiso para Bolivia. Las cosas se están poniendo difíciles, habría que decirle, sobre todo por el derrumbe del lulismo en Brasil y el peronismo en Argentina.

En suma, que los tiempos han cambiado y que sería mejor dar paso a la Venezuela digna, con la promesa de hacer lo mismo en Bolivia. En el fondo, el mensaje sería que llego la hora de la retirada.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Los encargos para Maduro

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.