Avisar de contenido inadecuado

El eclipse de Evo

{
}

Recuerdos del presente

Una salva de cohetes

Humberto Vacaflor

Como casi todos los bolivianos, algunos con más angustia que otros, yo estaba preparado para aceptar que el gobierno de Evo Morales dure muchos años. Es el presidente boliviano del que más libros se han escrito, un hombre definido como “una fuerza de la naturaleza”, y todas esas cosas que dijeron los extranjeros.
Pero mi disposición a aceptar esta fatalidad cambió de pronto. Bastó una conversación con Luís Pedraza para descubrir que los resultados del referéndum del 25 de enero ocultan la primera gran derrota de la “fuerza de la naturaleza”.
Luís es el mejor experto que conozco en temas electorales, en “economía electoral”, como él prefiere llamarla. Tiene estadísticas detalladas de todas las elecciones bolivianas desde mediados del siglo XIX. Y los números, mesa por mesa, de todas las elecciones desde 1978.
Pobre Juan Pereda. Ese año, estuvo a punto de ganar una elección, pero sus promotores banzeristas cometieron el descuido de no sumar los votos que iban añadiendo a favor del pupilo para que superen los de la UDP. Subían los votos de la UDP y la CNE de entonces asignaba a Pereda los que hacían falta para que siga ganando. Todo se paralizó cuando la suma de votos dio más de 104% de los inscritos para votar.
Pues ahora a esta “fuerza de la naturaleza”, o a “the creature”, como se dice en inglés, le está pasando algo parecido. Está forzando las cifras. Está jalando mucho la pita, según dice Luís. Está pasando de 104% de votantes, como en 1978.
Veamos. La participación histórica de los electores del área rural andina era de 69%, pero esta vez llegó a 97%. En agosto pasado, se presentó ya en Bolivia un hecho insólito en todo el mundo: 300 mesas tuvieron 100% de asistencia. Pues bien, en enero llegaron a 800 esas mesas. Eso no es insólito, es un milagro. Los votantes rurales se multiplican como conejos. En Sacaba, en tres años los votantes pasaron de ser 28.000 a ser 48.000. Los votos válidos (que fueron borrados de los extractos de la CNE en Internet, pero que Luís los tiene) muestran un incremento en números redondos, hechos con torpeza, en el área rural andina.
Luís había anticipado en un foro realizado en Tarija que si se produjera una migración de 160.000 votos del masismo a la opción contraria, el NO ganaría. La migración fue del doble, de 300.000 votos. Pero igual ganó el SI. Todo gracias al método Banzer-Pereda concentrado en los votos del área rural andina. Esta vez, la CNE informo que la participación nacional creció de 83% a 90%, siete puntos que equivalen, casualmente, a 300.000 votos, justo los necesarios para compensar la migración.
El NO ganó en todas las concentraciones urbanas del país, donde hay control electoral. Incluso en el barrio paceño de Pura Pura. O en Tupiza.
Si el senado hubiera sido elegido con los resultados de enero, tendría mayoría opositora. Y la mayoría de los diputados uninominales también.
¿Qué hacer para ganar en diciembre? Importar votos en ánforas selladas podría ser una solución. Pero “the creature” está derrotado. Esta “fuerza de la naturaleza” duró lo que una salva de cohetes.
En un famoso cuento, Borges (casi mi único autor, junto con Quevedo) pone en boca de una mujer que contempla el cadáver de un cuchillero la siguiente frase: “Tanta soberbia el hombre, y sólo sirve pa juntar moscas”.

{
}
{
}

Comentarios El eclipse de Evo

Hay que anotar ademas que en Santa Cruz los votantes inscritos fueron la mitad de los votantes inscritos en La Paz, sin embargo segun las proyecciones en base al censo del 2000 Santa Cruz supera con creces la cantidad de habitantes que hay en La Paz
Lic. Jaime Asbun K. Lic. Jaime Asbun K. 27/02/2009 a las 16:22

Deja tu comentario El eclipse de Evo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.