Avisar de contenido inadecuado

Del dramatismo boliviano

{
}

Recuerdos del presente

Del dramatismo boliviano

Humberto Vacaflor

Al comentar el accidente del helicóptero venezolano, en que murieron cinco jóvenes tripulantes, el presidente Evo Morales hizo un comentario melodramático. Dijo que la revolución que él preside va a costar mucha más sangre todavía pero que no se va a detener.
Una solución diferente podría ser cambiar a los mecánicos a cargo de los helicópteros. Y así nos ahorraríamos mucha sangre, aunque eso nos quitaría la posibilidad de dar otros mensajes melodramáticos.
El presidente dijo a los pocos días que el accidente podía haber sido provocado por quienes "quieren matar al indio". El realidad, el único indio que estuvo en peligro fue uno que pasaba por el lugar y que estuvo a punto de ser aplastado por el helicóptero. Pero también fue lo suficientemente listo como para quitarle el chip a uno de los teléfonos celulares y hacer las llamadas de urgencia. Hay que descartar que haya usado el chip de uno de los accidentados sólo por ahorrar. Será aymara pero no es amarrete.
Esta campaña electoral extra que estamos viviendo nos está dejando ejemplos del dramatismo de los políticos bolivianos. Para comenzar, es impresionante el spot de Tv en que se muestra el crisol de razas que es Bolivia, con rostros que se van transformando en medio de insultos. Si parece que se transformaran como reacción a los insultos. Y el otro spot, en que se ve a Evo Morales en una metamorfosis que lo transforma de aymara en zambo en pocos segundos. Es impresionante esto de la tecnología de las telecomunicaciones.
La campaña se está poniendo confusa. Ahora no se sabe si las huelgas y bloqueos se hacen para que el sistema de pensiones cambie como lo quiere el gobierno o cambie como lo quiere la COB. O es que, directamente, esas protestas están en contra de todo cambio.
Dice a propósito un perverso mensaje de la oposición, de esos que quiere voltear al indio, que en realidad el gobierno de Evo Morales se está preparando para hacer la única nacionalización de su gestión, que sería la nacionalización de los aportes de los aspirantes a jubilarse. Van a confiscar los aportes individuales hechos en los últimos once años por alrededor de 1,1 millones de ciudadanos.
Y hay otra reforma que se anuncia, aunque no con claridad: la creación del sistema universal de jubilación por el cual recibirían una pensión todos los ciudadanos, ya sea que hubieran hecho o no sus aportes. Una verdadera revolución. El único problema es el que no hay dinero para tanta fiesta. Como dijo Michelle Bachelet en Tucumán, hace pocas semanas, la jubilación universal que se aplicará en Chile será producto de una gran "responsabilidad financiera". Esto lo comenzó Ricardo Lagos al crear un fondo especial con los impuestos extraordinarios a las exportaciones de cobre. Ahora, la señora Bachelet puede usar los intereses que genera ese fondo para pagar la jubilación universal en Chile, por la cual cada chileno y chilena mayor de 60 años va a recibir por lo menos 300 dólares cada uno, incluso si son pareja.
Pero para eso se necesita tener el sentido de la previsión. Por lo tanto, bolivianos, abstenerse. Nuestra urgencias son otras. Nunca podremos crear un fondo, porque tenemos siempre muchas urgencias. Ningún presidente dejará a su sucesor fondo alguno, que no sea de deudas.

{
}
{
}

Deja tu comentario Del dramatismo boliviano

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.