Avisar de contenido inadecuado

Dos mujeres valientes

{
}

Recuerdos del presente

Dos mujeres valientes

Humberto Vacaflor

Hay semanas, pocas, en que las noticias internacionales logran competir con las nacionales. Una de esas raras semanas fue la que acaba de pasar, que produjo la reunión del MERCOSUR ampliado en Tucumán y el rescate de Ingrid Betancurt en Colombia.
Una inesperada internación médica resultó oportuna porque me permitió ver los dos acontecimientos en detalle, enchufado a la TV y a algunos tubos. Me impresionó en ambos el coraje de dos mujeres.
La colombiana se atrevió a desafiar a uno de los poderes económicos más grandes del mundo, el del narcotráfico. Dijo que las FARC, que la tuvieron secuestrada durante más de seis años, han sido infiltradas por el narcotráfico y que la prédica revolucionaria es apenas un barniz.
Eso ya se sabía. Pero que lo diga ella, con un PhD en las FARC, ganado en las entrañas de la bestia, viene a ser la confirmación plena. Confirma que la coca, la hoja sagrada, y sus derivados, tiene en Colombia un ejército de 20.000 hombres dispuestos a todo.
En los videos que mostró el ejército colombiano del momento del rescate se vio cómo los rescatados caminaban, antes de abordar el helicóptero de la salvación, entre plantaciones de coca.
Esa plantación es parte de las 95.000 hectáreas dedicadas a la hoja sagrada en Colombia, resguardadas por el ejército mencionado en la zona del Caguán, ahora a cargo del comandante Alfonso Cano. Similares a las 65.000 que hay en el Perú, principalmente en la región de VREA, resguardadas por un ejército del resucitado Sendero Luminoso, a cargo del comandante Víctor Quispe Palomino. Y similares a las miles de hectáreas, ahora en rápido crecimiento, que existen en el Chapare de Bolivia, resguardadas por las seis federaciones de cocaleros, comandadas por ya sabemos quién.
Sumadas, las plantaciones colombianas, peruanas y bolivianas tienen un potencial –lo dice la ONU esta semana- para producir 994 toneladas de clorhidrato de cocaína por año. El valor al por mayor de esa droga es de unos 30.000 millones de dólares. Bolivia participa en más o menos 16%. Saque el sufrido lector sus conclusiones y descubra por qué descuidamos incluso la producción de gas.
Los protectores de los cocales colombianos pasaron de ser guerrilleros revolucionarios a secuestradores y terroristas. Los del Perú ya eran terroristas antes de ser cuidadores de cocales. Los de Bolivia no saben mucho de terrorismo, pero están practicando.
Ingrid confirmó todo esto. Muy valiente mujer.
En la reunión del MERCOSUR, en Tucumán, donde nació Líber Forti, mi maestro, actuó otra mujer valiente. La señora Michelle Bachelet, presidenta de Chile, llegó a decir cosas muy atrevidas ante un auditorio adverso.
Dijo que la reforma de pensiones que está aplicando su gobierno, para que algunos jubilados tripliquen sus ingresos, ha sido basada exclusivamente en la “responsabilidad financiera”.
Y aclaró: “Esto no es asistencialismo, es solamente responsabilidad financiera”. ¡Lo dijo ante un grupo selecto de asistencialistas! La crema y la nata del asistencialismo sudamericano. Los profetas de la irresponsabilidad económica y financiera. En la sala estaba otra señora, la anfitriona, que ha decidido destruir la economía de su país en honor del asistencialismo.
Muy valiente la señora Bachellet.

{
}
{
}

Deja tu comentario Dos mujeres valientes

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.