Avisar de contenido inadecuado

DOLAR AGITADO Y BANCOS NERVIOSOS

{
}

Recuerdos del presente

 

Jugar con pólvora

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

De manera inexplicable, el gobierno ha decidido tomar medidas que vienen a enturbiar la claridad con que se manejaba el sistema financiero nacional, que había sobrevivido, contra todas las predicciones, a la hiperinflación de los años 80.

En un proceso darwiniano, fueron quedando pocos bancos, igual que mutuales y muy pocas “financieras”. Las medidas prudenciales aplicadas después de 1986 permitieron que la salud de los bancos se consolidara, dando lugar a cierres y fusiones.

Ahora, cuando el sistema financiero recibe los ahorros del público en un momento de ingresos extraordinarios, el sistema se ha convertido en el espejo donde se refleja la incertidumbre los inversionistas en la situación general.

Pero el gobierno actual ha decidido tomar medidas que podrían poner en riesgo este delicado equilibrio.

El impuesto a la venta de dólares está provocando, como lo informan los medios de comunicación, el surgimiento de más de una cotización paralela de la moneda norteamericana.

A las pocas horas de aplicada la medida, los bancos estaban cobrando un monto extra por la venta de dólares para cubrir los gastos operativos extraordinarios que supone administrar el impuesto.

Lo mismo pasaba con las casas de cambio, que optaron, de inmediato, por elevar el precio de la moneda norteamericana en un porcentaje mayor al impuesto que deben pagar.

Y en las calles la situación era de atento cálculo para saber cuánto estaban cobrando los bancos y cuánto las casas de cambio, de tal modo de encontrar puntos de equilibrio y de utilidad.

Y el Banco Central, que tiene oficinas solamente en La Paz, era el único que vendía dólares al precio oficial.

De pronto, el país estrena una realidad compuesta por varios tipos de cambio, por primera vez desde 1986.

¿Era tan importante crear esta situación de inseguridad en el mercado? ¿No le gustaba al gobierno la estabilidad que había logrado la política cambiaria forjada en los días difíciles de la hiperinflación?

Argentina y Venezuela tienen una realidad parecida como resultado de políticas equivocadas de sus gobernantes. Las diferentes cotizaciones de la moneda norteamericana comenzaron siendo pequeñas pero luego aumentaron, conforme crecía la incertidumbre.

El actual gobierno boliviano no ha creado la bonanza que se vive ahora y sólo se ha beneficiado de ella. Pero, curiosamente, parece decidido a crear situaciones de incertidumbre poniendo en riesgo el sector más sensible de la economía.

Si los bancos ganan mucho dinero, como dice el gobierno, lo correcto sería aplicar tasas especiales, extraordinarias, al impuesto a las utilidades, como se ha hecho en el caso de los impuestos mineros debido a las altas cotizaciones de los metales.

Por el momento, los dirigentes de Asoban han dicho que no van a comentar lo que diga el gobierno acerca de la proyectada Ley de Bancos, por la que el Ministerio de Economía recibirá facultades especiales sobre el sector, incluso fijando tasas de interés.

El sector productivo está en crisis, disimulada sólo por las altas cotizaciones, el sector agrícola está sufriendo las restricciones a las exportaciones, el sector industrial tiene una lucha desigual con el contrabando. El sector financiero estaba sano y robusto. ¿Era necesario afectarlo?

Vacaflor.obolog.com

 


{
}
{
}

Deja tu comentario DOLAR AGITADO Y BANCOS NERVIOSOS

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.