Avisar de contenido inadecuado

Discurso incoherente pero comentado

{
}

Economía de palabras

 

Las dudas del mensaje

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Quizá el presidente Evo Morales se haya percatado de que cuando sus discursos tienen una duración moderada no sólo son escuchados, sino incluso comentados, como ocurrió con el último, del 6 de agosto.

Lo que debería ajustar un poco es aquello de la coherencia. Decir, con solemnidad digna del momento, que ha terminado el tiempo de la confrontación y ha comenzado el de la conciliación, es digno de un estadista de talla, de talla 8.

Pero casi de inmediato, en la primera ocasión, lanzarse contra un candidato en un tono nada conciliador es, por lo menos, una falta de consecuencia con lo que acababa de decir. Sus colaboradores tendrían que hacérselo notar, con las precauciones del caso.

El presidente tocó casi todos los temas en solo una hora, lo que muestra que las cinco horas del mensaje del año pasado eran excesivas y reiterativas. Pero olvidó por lo menos dos temas.

Ni una sola palabra sobre minería. Nada. Quizá porque no quiere molestar a los cooperativistas o porque deseaba dejar para después del anuncio de la reducción de salarios (¿y de empleados?) en Huanuni, la empresa estatal que está perdiendo medio millón de dólares por mes.

Tampoco explicó qué pasa con los 500 millones de dólares del Fondo Indígena, que sale del 5% del IDH y no se sabe a qué cuentas bancarias han ido a dar. Los indígenas, pocos lo saben, no tendrán participación en el gobierno, pero tienen unas partidas presupuestarias envidiables. Si tuvieran alguna representación en el parlamento podrían, incluso, preguntar qué pasa con todo ese dinero.

¿Qué pasó con la cumbre del G77? El presidente informa, denuncia o revela, según lo que se quiera creer, que este año se dará un déficit fiscal provocado por los gastos de esa reunión. Trejaeron 1.300 jóvenes con pasajes, hotel y viáricos a cargo del Estado saudita boliviano, para una "pre-cumbre". Luego llegaron los mandatarios, con pasajes, hoteles, viáticos y regalos de oro del Estado atahuallpista de Bolivia. El presidente no dio más detalles.

El comentario más certero sobre temas políticos fue hecho en una columna de Gonzalo Mendieta. Analiza las políticas, las autoalabanzas del discurso y deja rebotando la duda de si estamos ante el primer presidente indígena que abraza la adoctrina del positivismo, una corriente más rancia que el liberalismo.

Y los comentarios que aluden al hecho de que el presidente no agradece a Hormando Vaca Díez por haber aprobado la ley del IDH son mayoría.

En suma, vale la pena hacer discursos cortes. Hasta llegan a ser comentados.

Para cerrar, una recomendación. Nunca diga “gays” a sus colaboradores, por lo menos en público y con tanto micrófono de por medio. Es una forma de discriminación. Y son cosas íntimas.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Discurso incoherente pero comentado

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.