Avisar de contenido inadecuado

DISCURSO DE EVO: Comenta Gary Rodríguez

{
}


¿De verdad, estamos tan bien?

 

Gary Antonio Rodríguez Álvarez

 

 

 

Ha llegado agosto y con él las Fiestas Patrias. Un buen motivo para hacer un alto y ver dónde estamos y hacia dónde nos encaminamos. Veamos.

La economía sigue creciendo: en 2013 lo hizo en un 6,8% y aunque a mayo bajó su ritmo al 5,6% todo parece indicar que gracias a la dinámica de los sectores hidrocarburífero y de servicios –que explican parte del fenómeno– vamos bien. La demanda interna, con un creciente aporte al PIB, se nutre de las remesas de los trabajadores en el exterior y de la producción y exportación de gas natural y minerales, que financian gran parte del gasto y la inversión pública, algo que parece ir bien.

Bolivia logra un superávit comercial de casi 1.800 millones de dólares a junio de 2014, encaminándose las exportaciones e importaciones a otro récord. La deuda externa crece y supera los 5.000 millones de dólares, pero se dice que está bien. Las Reservas Internacionales Netas (RIN) cercanas a 15.000 millones de dólares y los depósitos del público en la banca superando ese nivel respaldan la estabilidad de la moneda. El SIN y la ANB recaudaron tributos por casi 7.000 y 2.000 millones de dólares en 2013 y parecería que este año podrá ser más… Todo parece estar bien, pero ¿es así?

La inflación va camino a superar el pronóstico del 5,5%. El crecimiento del PIB se ha ralentizado. Las exportaciones –que significan un 40% del PIB– dependen en más de la mitad de un solo producto –el gas natural– y crecen a un menor ritmo que las importaciones, disminuyendo el superávit. Bolivia recuperó su viejo perfil primario-exportador de los años 80 tornándose vulnerable a los impactos externos. El uso de las RIN para financiar empresas estatales aumenta la deuda interna. Los bonos soberanos colocados en EEUU no ayudaron a atraer más inversión extranjera, aunque por ello debemos pagar ahora intereses por más de 50 millones de dólares anuales.
¿Cómo anda Bolivia en el ranquin mundial? Su PIB se ubica en el puesto 96 entre 188 países; sus exportaciones en el 74; para el Índice Global de Competitividad, en el puesto 98; respecto al Índice de Desarrollo Humano, en el 108. El país mejora su calificación de riesgo, pero no llega al ‘grado de inversión’ como Perú y Chile. Hay mucho dinero en la banca, pero no una alta inversión interna. Y si bien las recaudaciones crecen sostenidamente, persisten la economía ilegal, la informal y el contrabando.

De que se ha avanzado, es cierto, pero con cuatro millones de pobres –dos millones de ellos yéndose a dormir con hambre– ¿estamos tan bien como se dice?

{
}
{
}

Deja tu comentario DISCURSO DE EVO: Comenta Gary Rodríguez

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.