Avisar de contenido inadecuado

Los dilemas de Evo

{
}

2

Democracia y totalitarismo

El profesor catalán Joan Prats sostiene que en Bolivia se está viviendo una conjunción de contradicciones. Dos de todas las que mencionó son la contradicción entre democracia y totalitarismo y de la economía legal frente a la economía ilegal y criminal.
Con el caso de la violación de los derechos ciudadanos del ex vicepresidente Cárdenas (ver página 1), la contradicción entre democracia y totalitarismo parecía no tanto el designio de un gobierno sino la voluntad del pueblo aymara de ignorar esos derechos. Y un gobierno que no puede, o no quiere, contradecir esos impulsos.
Los dilemas del MAS: Refugiado en el territorio aymara como su reducto inexpugnable, mientras pierde apoyo en el electorado urbano, el gobierno del presidente Morales estaba dispuesto incluso a violar la propia constitución Política del Estado que acaba de hacer aprobar.
El MAS había optado por hacer su revolución en democracia cuando desistió de la tentación de provocar una insurrección armada, según repiten sus líderes. Ahora el dilema parecía renacido y muy vigente.
Los dirigentes que tomaron la casa de Cárdenas repiten que la provincia Omasuyos “nunca ha dado un paso atrás” y se niegan a obedecer a las leyes y a la policía que les ordena devolver esa propiedad. Es más: esos dirigentes han optado por aumentar los golpes a Cárdenas, pues lo expulsaron para siempre de la región, lo declararon muerto y están dispuestos incluso a expropiar las viviendas de los suegros del ex vicepresidente.
Omasuyos es el territorio donde el vicepresidente Álvaro García Linera dijo haber aprendido a matar cuando formaba parte de un grupo terrorista. De allí surgen ahora los cuestionamientos al camino elegido por los conductores del MAS y le exigen la adopción del totalitarismo.
Tres años después de la asunción del presidente Morales el sector más duro del pueblo aymara replantea el dilema y propone la vía violenta. No acepta las “concesiones” hechas por el gobierno a la “democracia occidental y cristiana”.
Omasuyos o Bolivia: Para Morales el dilema es otro. Refugiarse en el mundo aymara le quitaría toda esperanza de mantener y acrecentar su liderazgo nacional. Pero teme contradecir los impulsos antidemocráticos de los de Omasuyos.
Para ganar apoyo en el resto del país necesita repudiar las violaciones a los derechos humanos. Y se nota que no ha tomado una decisión.
Las proyecciones electorales son preocupantes para el presidente. A ello se debe que la semana pasada el gobierno haya callado ante la determinación de la Corte Nacional Electoral de no atender el pedido para que en diciembre puedan votar todos los bolivianos que viven en el exterior. Morales fue informado de que los votos del exterior sólo pueden ser para presidente y vicepresidente, lo que no resuelve el problema del parlamento opositor que podría surgir de los votos de los electores que viven en Bolivia.
Para ganar apoyo en el resto del país, Morales necesita dar señales de que respeta las leyes. La tentación totalitaria sigue siendo una opción.

{
}
{
}

Deja tu comentario Los dilemas de Evo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.