Avisar de contenido inadecuado

El diario que Gabo no pudo crear

{
}

Economía de palabras

Diario diferente de Gabo

Humberto Vacaflor Ganam

Otro amigo, Gilberto Villarroel, exiliado en Colombia, creó un diario en Aracataca. Me contó que un día vino Gabo y le dijo: “Quién iba a decir que el primer diario de mi pueblo lo creara un boliviano nacido en un lugar que ni figura en los mapas”. Se refería a Uncía.
Pero en 1982, Rodolfo Terragno y Gabriel García Márquez se propusieron crear un diario que se imprimiría simultáneamente en Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla.
Gabo quería que fuera un vocero de toda la región, que llevaría una editorial de primera página cuando fuera necesario.
En cuanto al estilo, narrativo, estaban de acuerdo el premio Nóbel y Terragno: “Por error, la narrativa suele asociarse con la vaguedad, con la imprecisión. En realidad, la narrativa no sólo es compatible con el rigor, sino que lo necesita”.
Sobre la estructura de la pirámide invertida, usada por las agencias de noticias, Terragno era muy crítico: “Ese patrón, según el cual el corazón de la noticia está arriba y, formando una pirámide invertida, cada párrafo es menos importante que el anterior. Como una sinfonía cada vez más aburrida que se puede concluir en cualquier movimiento. Se la puede cortar en cualquier párrafo, de abajo hacia arriba, si no cabe en la página”.
El redactor recibiría el cargo de escribir una crónica de un número prefijado de caracteres. No se la podría cortar, porque sería una unidad completa. Si se la pudiera cortar sin quitarle sentido, no serviría. Si no se pudiera limitar lo que se escribe, el soneto sería una tarea imposible. Si Santa Teresa pudo hablar con Dios en el más perfecto soneto de la lengua castellana, se puede escribir una crónica en un número exacto de palabras. El periodismo es más fácil que hablar con Dios.
Terragno propuso que cuatro técnicos estuvieran a cargo de la prensa. Gabo dijo que fueran cinco, porque quizá uno de ellos estuviera borracho.
Antes, la gente compraba el diario cada mañana para enterarse de lo que había ocurrido en la víspera. Ahora la gente ya sabe qué pasó, pero no sabe por qué.
Lo cierto es que por muchas razones, El Otro no llegó a publicarse. Pero Gabriel García Márquez tenía una idea precisa de lo que quería: un diario serio escrito con estilo de crónica.
Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario El diario que Gabo no pudo crear

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.