Avisar de contenido inadecuado

Deudas que se pagan o se pagan

{
}

Economía de palabras

 

Deudas que tienes que pagar

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Para efectos de las empresas
transnacionales, se podría decir que una revolución es radical de veras cuando
sus gobernantes se niegan a pagar indemnizaciones por las nacionalizaciones que
hacen.

Cuba, por ejemplo, no quiso pagar indemnizaciones
y ha ignorado a los tribunales internacionales que fallaron a favor de las
empresas afectadas por los guerrilleros que bajaron de la Sierra Maestra hace
55 años. Y así le ha ido.

Si vamos a usar ese método de medición,
Bolivia ha hecho varias revoluciones, pero ninguna de veras, todas de burlas.

Cuando se nacionalizó a la Standard Oil of
New Jersey, en 1937, habían muchos motivos para negarse a pagar la
indemnización. Al fin y al cabo la empresa había estado exportando petróleo de
manera ilegal desde 1922. Y se había negado a proveer de gasolina a los pocos
aviones de la FAB en la guerra del Chaco.

Se decretó la nacionalización pero luego se
tuvo que pagar, unos 37 millones de dólares, que en esa época valían mucho más
que ahora, para que Bolivia no quede como paria.

La revolución de 1952 también soñó con no
pagar las indemnizaciones, pero los barones del estaño terminaron recibiendo
todas sus compensaciones, millonarias compensaciones.

En 1969, los revolucionarios más selectos de
Bolivia optaron por nacionalizar la Gulf Oil. El país tuvo que pagar unos 160
millones como indemnización a pesar de todos los argumentos en contra de la
empresa, que eran menores a los que don Carlos Montenegro había esgrimido
contra la Standard Oil.

Y ahora llega esta revolución, a la que, por
alguna razón, quizá en un arrebato de honestidad, sus conductores prefieren
llamar solamente “proceso de cambio”. Está pagando indemnizaciones o “resarcimientos”,
como ofrece el vice.

Así surge la sospecha de que el lema con el
que se maneja el actual gobierno es: “Yo le meto nomás y si los abogados no
pueden arreglarlo, pues que paguen los bolivianos.”

Las empresas petroleras no exigen
indemnización porque, al fin y al cabo, no fueron nacionalizadas. Excepto una,
la Pan American Energy (PAE), que quiere cobrar 1.496 millones por las acciones
que tenía en YPFB Chaco.

Esa deuda es la causa del enfriamiento de
las relaciones entre Bolivia y Argentina, porque la PAE es de propiedad de unos
amigos de la familia Kirchner que han ofrecido invertir el dinero boliviano en
la Patagonia.

En estos días las facturas han comenzado a
llegar. Alguien tiene que correr con la cuenta.

Ignorar a los tribunales internacionales no
sirve de nada.

Vacaflor.obolog.com

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Deudas que se pagan o se pagan

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.