Avisar de contenido inadecuado

El delirio del gas boliviano

{
}

Economía de palabras

El delirio del gas

Humberto Vacaflor Ganam

 

Quizá era previsible, pero ocurre que con el hermetismo de YPFB acerca de las reservas de gas natural que restan en Bolivia, todos, incluso el gobierno, han entrado en un bullicioso delirio.

Afanado en inaugurar el campo “Los Monos”, y quizá contagiado por el entorno y los macacos, el presidente Evo Morales llegó a decir que el país debe buscar compradores del gas natural incluso en otros continentes.

Unos expertos habían advertido que el gobierno estaba confundiendo pies cúbicos con metros cúbicos al hablar de las reservas, pero nadie les prestó atención, aunque quizá ese sea el nudo de la cuestión.

A partir de ese momento, la seguidilla de anuncios fue todo un torbellino.

El ministro del ramo dijo que la empresa canadiense encargada de medir las reservas existentes entregaría su informe “dentro de unos meses”.

Pero al mismo tiempo, sin pestañar, aseguró que en Bolivia existen 132 TCF de reservas de gas convencional y 130 del no convencional.

El delirio continuó, pues el ministro dijo que en este momento él calcula que las reservas sean de 10 TCF y que si no se hubieran hecho “descubrimientos y desarrollos” de algunos campos, podrían ser solamente 2 TCF.

Los que no habían perdido el equilibrio con estos datos tan pero tan variados y contradictorios pudieron advertir que la última cifra, esa de los 2 TCF, encaja con la que había dado el experto argentino José Luis Sureda: “Bolivia tiene gas para tres o cuatro años”.

Con similar solvencia, el presidente YPFB dice que, en efecto, como denuncia el senador Oscar Ortiz, la planta de Bulo Bulo está parada desde marzo. Había sido inaugurada en septiembre pero sólo operó durante enero y febrero.

El periodismo ha perdido interés en este caso. La planta de urea está en “paro programado” desde que fue inaugurada, cuando la empresa contratada recibió los últimos dólares de los 953 millones pagados hasta ahora.

Mientras tanto, Anapo dice que hay escasez de urea en el mercado y desde Cochabamba se informa que la urea que allí se vende es de origen chino o peruano.

En medio de estas noticias, el presidente Morales dice que ganará las elecciones “como si nada”. No dijo que las elecciones eran “pan comido”, quizá porque esa expresión le trae mala suerte. (La había usado antes del 21-F).

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario El delirio del gas boliviano

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.