Avisar de contenido inadecuado

Un defensor del contribuyente, por favor

{
}

Economía de palabras

 

Defensor del contribuyente

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

El SIN informa, en cada gestión, que ha superado las
recaudaciones de la gestión anterior, lo que podría entenderse como algo
positivo si el criterio del gasto público no fuera el despilfarro.

Quizá sin coordinar con el gobierno, lo que sería muy extraño,
el Tribunal Constitucional acaba de declarar inconstitucional la mecánica (ley 317,
artículos 4, 5 y 6) por la cual el SIN clausura negocios porque alguna vez han
vendido sin factura.

Los comerciantes y empresarios que eran víctimas de este
procedimiento de parte del SIN (nombre que se entiende mejor en inglés) han
festejado el fallo y han denunciado todo un sistema de chantaje de parte de los
agentes del gobierno.

Los gremiales anuncian que iniciarán acciones legales para que
el SIN pague indemnizaciones a los empresarios a los que estuvo flagelando.

Hay otro filón que el Tribunal Constitucional tendría que
considerar: el de las multas que, con o sin motivo, y en algunos casos más de
una vez por la misma causa, aplica el SIN.

Una fiscalización de las alegres cifras que ofrece la oficina de
recaudación permitiría observar que ha crecido el porcentaje de “recaudaciones”
que son producto de las multas.

Estas multas son inapelables de facto. Porque si a algún contribuyente
se le ocurre apelar, entra en la lista negra y se lo atormenta con todo
pretexto y con saña.

Se sabe que las oficinas de cobro de impuestos son odiadas en
todo el mundo, pero la boliviana debe ser la más sañuda, porque —se vería en
una auditoría— exprime a los mismos contribuyentes de siempre, a los giles que
tienen la costumbre e pagar impuestos en medio de una multitud de evasores.

La OCDE acaba de poner a Bolivia entre los países con mayor
recaudación tributaria respecto del PIB. Si se hiciera el cálculo respecto de
la población exprimida, quizá Bolivia estaría en el primer lugar.

El Defensor del Pueblo no tiene tiempo para ocuparse de estas
cosas, sobre todo en un gobierno como el actual, pero quizá pueda abrir una
ventanilla que permita observar lo que pasa en las salas de tortura del SIN.

Hace falta un Defensor del Contribuyente.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Un defensor del contribuyente, por favor

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.