Avisar de contenido inadecuado

La dama de Shangai

{
}

Economía de palabras

 

La dama de Shangai

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

La idea que tiene el gobierno del presidente Morales de promover los productos nacionales en el mercados del mundo no es muy eficiente, a juzgar por lo que se ha hecho en la Feria de Shangai. Ni muy honesta.

La dama encargada de esta operación, ex esposa de un embajador con pretensiones de intelectual revolucionario, ha cometido tal cantidad de irregularidades que sus víctimas –todos ellos ciudadanos bolivianos- suman cientos.

Ahora el asustado periodismo boliviano recibe las denuncias de los damnificados por esta operación y las revelaciones que contienen esas denuncias son asombrosas porque revelan una casi infinita capacidad para la estafa y el engaño.

La dama fue despedida del Ministerio de Relaciones Exteriores a principios de año, pero su ex esposo logró que se la recontratara. Tiene mucho poder el ex esposo.

Es que la dama había sido encargada de organizar la presencia de Bolivia en la Feria Internacional Shangai 2010 pero comenzó a pedir donaciones extranjeras a diestra y siniestra. Algunas de ellas debían ser depositadas en su cuenta personal, decía la dama, para asombro de los diplomáticos extranjeros.

Ante la queja de una delegación extranjera, la cancillería había decidido despedirla, pero ocurrió lo de la influencia del ex esposo.

Al final, Bolivia no tuvo un stand formal en la feria a pesar de las millonarias sumas recaudadas por la dama de parte de expositores, que a su vez fueron estafados por los que se decían sus promotores.

Los aportes que debieron hacer los promotores y los productores, en efectivo, para ser tomados en cuenta en la lista de los expositor suman millones.

Los productos enviados a la feria fueron vendidos de manera irregular, lo que provocó que los organizadores de la feria llamen la atención a los representantes diplomáticos bolivianos.

Se ha perdido mucho dinero. Millones de dólares que fueron entregados a la dama de Shangai y que se perdieron.

Pero lo que más se debe lamentar es que la imagen del país fue muy dañada. Un stand que vendía productos por debajo de la puerta y que fue suplido por un quiosco de venta de algunos platos bolivianos.

Era la más grande feria del Asia. Qué vergüenza.

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La dama de Shangai

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.