Avisar de contenido inadecuado

El Dakar del pecado

{
}

La ruta del pecado

Humberto Vacaflor Ganam

Los motociclistas que pasen por el territorio boliviano en la zona del salar quizá no sepan que atraviesan la ruta del pecado, donde se cruzan contrabandistas, ladrones de vehículos que los traen de Argentina o Chile, narcotraficantes y contrabandistas de ingreso y de salida de todo tipo de productos.

 

Es el territorio del que salen a Argentina millones de toneladas de contrabando, en una actividad que ha inspirado a los gobernadores de las provincias norteñas a pedir al gobierno de Buenos Aires una política clara para enfrentar el contrabando y el narcotráfico que han colmado de violencia toda esa región.

Entre las garzas y los flamencos, se verán vehículos que van raudamente por el más grande mar de sal del mundo, llevando o trayendo mercadería, sin cesar, sin descanso.Es lo que podría llamarse el "agujero negro" de Sudamérica, donde no hay leyes ni policías ni soberanía nacional, ni ejército.

 

No es nueva esta fama de la región. Ya Butch Cassy y Sundance Kid la recorrieron hace cien años en una carrera hacia la muerte.Si se fijan bien podrían ver que allí se vive una situación parecida a Afganistán, el país donde se produce el opio, y también a Somalia, un Estado que dejó de existir en el cuerno del Africa.

 

De esa manera, esta competencia podría llamarse "la carrera del fin del mundo".Aparte de todo eso, claro está, mi pueblo querido, Tupiza, que, aunque lleno ahora de forasteros, casi todos "korpas", sigue siendo mi pueblo. Allí llegó mi querido abueno, el palestino Elías Abu Ganham también hace un siglo, y murió en 1969. Allí viven dos primos hermanos y varios sobrinos.

 

Un pueblo que envió sus delegados al Congreso de Tucumán de 1810 porque quería pertenecer a las Provincis Unidas del Río de La Plata.

 

En fin, una zona llena de historia, historia de la cual los actuales dueños del país no tienen ni la más remota idea.Saludos a los corredores. No vayan a atropellar ni cabras, ni zorros ni contrabandistas, por favor.

{
}
{
}

Deja tu comentario El Dakar del pecado

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.