Avisar de contenido inadecuado

Cuba, poco cambio, muchas dudas

{
}

COLUMNA: Cuba, ¿qué planes tienes para Año
Nuevo?

Por Leonardo Padura

Leonardo Padura. Crédito: Cortesía del autor

LA HABANA, 9 dic 2013 (IPS) - Después de tres décadas de socialismo
supuestamente planificado (1960-1990), a lo largo de las cuales lo que se
“planificaba” por las estructuras de gobierno y Estado muchas veces se
cumplía a medias, se perdía en el olvido por falta de control o de
realismo, o en el mejor de los casos se ejecutaba de cualquier forma solo
para cumplir el plan, los cubanos nos acostumbramos a vivir esperando (o
sin esperar) a que la dirigencia política, financiada con las potentes
subvenciones soviéticas, ideara una nueva “planificación”.
Esta reorganización o proyecto entraba en nuestras vidas como una tromba,
aunque luego podía desaparecer con la velocidad y consistencia del
humo.
Aquella planificación idealista tuvo, sin embargo, un resultado: la gente
se acostumbró a recibir órdenes y orientaciones en las que su decisión
individual tenía poco o ningún peso. Si tenías un teléfono era porque el
Estado te lo concedía; si viajabas, porque te lo permitía… y así hasta lo
infinito.
Los años más duros de la crisis y carencias que siguieron a la
desaparición de la Unión Soviética y sus subvenciones demostraron cuán
poco preparado estaba el país para valerse por sí mismo, pues tantas
planificaciones socialistas apenas habían logrado dotar a la economía
nacional de una estructura capaz de sostenerse sin apoyos
foráneos.
En los últimos seis, siete años, el Estado-gobierno-Partido único,
dirigido por el general Raúl Castro luego de la salida del poder efectivo
del hasta entonces máximo líder Fidel Castro, ha tratado de poner orden
en la estructura económica y social con una planificación más realista, y
lo refrendó con la elucubración de unos
Lineamientos
de la Política Económica y Social, aprobados como instrumento
programático en el Congreso del Partido Comunista de 2011.
Amparada en esos lineamientos, la dirigencia ha introducido numerosos e
importantes cambios en la vida económica y social de la nación. Pero
entre el programa y la vida real, cotidiana, individual de los moradores
de esta isla del Caribe, hay una distancia estresante que es la del
desconocimiento de cómo, cuándo, en qué orden se concretarán las
“actualizaciones” planificadas…
Me explico en dos palabras: a los cubanos les sigue resultando imposible,
a pesar de las planificaciones, crear sus proyectos vitales pues cada vez
deben modificarlos, rehacerlos u olvidarlos de acuerdo a lo que desde las
alturas de decisión política les va llegando en el momento, la forma y
con la intensidad que los rectores de la actualización decidan, con su
elevada mirada macroeconómica o macrosocial, esas planificaciones o
variaciones que muchas veces llegan sin que los ciudadanos tengan la
posibilidad de hacer sus propias actualizaciones y
replanificaciones.
Ahora mismo los cubanos que por una u otra vía han logrado capitalizar
algún dinero tienen muy poca certeza de lo que será el futuro monetario
del país, pues habrá una unificación de las monedas circulantes, pero sin
una idea precisa de cómo ni cuándo se producirá, qué valor tendrá el
dinero, etcétera.
Los aún más afortunados que, por ejemplo, aspiraban a adquirir un
automóvil nuevo o de segunda mano vendido por el Estado, ahora tampoco
saben si alguna vez, y cómo, podrán acceder a ese sueño que, por ocultas
razones, sigue siendo controlado, limitado o negado por el Estado, aun
cuando la venta de un automóvil en Cuba es uno de los más beneficiosos
negocios con que pudiera soñar cualquier vendedor del universo (los autos
nuevos están, o estaban, gravados con un 100 por ciento de impuestos, o
sea, costaban el doble de su precio de mercado).
Pero esos afortunados son, como resulta fácil colegir en un país
empobrecido, un porcentaje ínfimo de la población.
El mayor número de ciudadanos vive al día (o más atrás del día), en
malabáricas economías domésticas de subsistencia que se ven alteradas
constantemente por un proceso de inflación que se desató en la década de
1990 y que no ha hecho más que incrementarse en una proporción
inalcanzable para los salarios que reciben los empleados públicos, que
son alrededor de 80 por ciento de los que trabajan en Cuba.
Los artículos de primera necesidad (alimentos, higiene), además de la
electricidad, el transporte y otros servicios se encarecen
constantemente, según lo planificado centralmente, y dan al traste con la
planificación con la que a duras penas se fueron arreglando cientos de
miles de familias, millones de individuos.
Mientras se acerca otro cierre de año, la mayoría de los cubanos saben
que ni las crípticas y poéticas predicciones que cada mes de enero hacen
públicas los sacerdotes de Ifá (la santería, la religión animista y
adivinatoria de origen africano más practicada en Cuba) les podrán dar
una verdadera luz respecto a su futuro más inmediato, el que cada cual
debe planificar para vivir su vida personal, la única que la biología (o
tal vez algún dios), les concedió.
¿Cómo será el próximo año para los 11 millones de cubanos? Creo que ni el
oráculo de Ifá lo sabe a ciencia cierta.
Leonardo Padura, escritor y periodista cubano, galardonado con el
Premio Nacional de Literatura 2012. Sus novelas han sido traducidas a más
de 15 idiomas, y su obra “El hombre que amaba a los perros”, tiene como
personajes centrales a León Trotski y a su asesino, Ramón Mercader.

{
}
{
}

Deja tu comentario Cuba, poco cambio, muchas dudas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.