Avisar de contenido inadecuado

Una corrupción disfrazada de pueblo

{
}

LA COLUMNA CONFINADA
A NADIE SE LE HABÍA OCURRIDO HASTA AHORA DISFRAZAR LA CORRUPCION CUBRIÉNDOLA CON AGUAYOS.
Economía de palabras

Los aguayos prestados

Humberto Vacaflor Ganam

Jesusa Tarqui, una dirigente indígena que estuvo a la cabeza de las Bartolinas, está decepcionada del MAS y de Evo Morales porque cree que ella y todos los indígenas fueron usados por el partido del cocalero.
“Nos hacían sacar dinero del fondo indígena, llevarlo en nuestros aguayos, y a la media cuadra nos lo quitaban en nombre del partido”.
Es decir que la corrupción fue, además, un caso de suplantación, de fraude, de engaño masivo, porque fue hecha con el disfraz de los pueblos originarios, pero el beneficio de los vivos del partido de turno, los vivos de siempre.
El actual gobierno sigue pasando imágenes de dirigentes del MNR que llevaban dinero en maletines de ejecutivo, diciendo que esa era la corrupción de los neoliberales.
Esta vez, la corrupción tuvo el tino de tomar prestados a unos indígenas, que debían llevar el dinero de la corrupción en aguayos, para que parezca un acto de recuperación de dineros que siempre les pertenecieron pero siempre se los negaron.
Pero a la media cuadra, como dice Jesusa, ese dinero les era arrebatado por los verdaderos actores de la corrupción, muy parecidos a los anteriores, de épocas que supuestamente fueron superadas.
Hasta ahora a nadie se le había ocurrido, en todo el mundo, disfrazar la corrupción cubrirla con ropajes humildes. El proceso de cambio se muestra muy imaginativo y creador.
El MAS ha frenado el proyecto parlamentario para que se haga una auditoría de los 615 millones de dólares que manejó el Fondo Indígena.
Pero sin esa investigación está resultando claro que esa partida, más otras que manejó el actual gobierno, superaron con creces los monto que solían usar los “fondos reservados” de los neoliberales.
Los periodistas que apoyaban esta suplantación están desertando y se pasan a las filas de los críticos.
Les pasó lo mismo a periodistas y sesudos analistas que en su momento apoyaron a los partidos y líderes de la época neoliberal.
Pero esto de los aguayos prestados, alquilados, para acarrear dinero de la corrupción masista, es el colmo, aunque también es el imagen completa de toda la farsa que vive el país desde 2006.
Antes de que los periodistas que apoyaron al MAS hayan recapacitado, los electores del país lo han hecho. Lo que haga el partido de gobierno por modificar los resultados electores no cambia el hecho de que los electores saben lo que llevan los aguayos de la corrupción.
Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Una corrupción disfrazada de pueblo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.