Avisar de contenido inadecuado

A contar los muertos

{
}

Economía de palabras

 A contar los muertos

 Humberto Vacaflor Ganam

 

Si vamos a negar los efectos del narcotráfico en la sociedad, porque no hay estadísticas económicas sobre el sector, como dicen algunos economistas, tendremos que comenzar a contar los muertos que causa esa industria.

Eso facilita las cosas. Los muertos son la amarga cosecha de esa siembra. 

Podemos seguir negando que el territorio está tomado por el narcotráfico, como se va revelando en el avance de los cocales, legalizados o por legalizar, en cada hallazgo de fábricas o del boom de la construcción o, para decirlo claramente, en el “vivir bien”, pero lo que no podemos negar es que esto trae violencia, entre sus peores efectos.

Un estudio hecho por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), reproducido en Siglo 21, confirma que la principal causa del avance de la violencia en todo el mundo es el narcotráfico. El costo de la violencia ha sido medido por IEP: en Bolivia US$ 576 por persona, es decir 8,6% del PIB. Quienes niegan esa realidad tendrían que criticar a esa institución.

Las bandas internacionales de que hablan las autoridades no “vienen a Bolivia a robar”. Viven aquí. Este es el paraíso de todos ellos. La mafia paulista PCC está en Bolivia, igual que el carioca Comando Vermelho, los mexicanos de Sinaloa, los maratruchas salvadoreños, operando con los proveedores de droga bolivianos.

Todos ellos administran la más grande flotilla de avionetas que haya existido en Bolivia, capaz de mantener un puente aéreo permanente hacia Argentina o Brasil. Al contrario del gasoducto, el coca-ducto no falla. Y quizá este ejército blanco, como sugiere el ministro Carlos Romero, en sus ratos de ocio se dedica a asaltar alguna que otra joyería. Pero su principal actividad es el narcotráfico.

Lo que se vio también el jueves negro de Santa Cruz es que, gracias a la tecnología y a los modernos celulares, hay cientos y miles de reporteros gráficos que ayudan a los medios convencionales a cumplir su trabajo. Como ocurre en Venezuela, donde los crímenes del régimen chavista son reportados por escenas captadas en celulares, aquí el asalto fue reconstruido con imágenes de esos modernos reporteros. Habría que tomarlos en cuenta.

El país está tomado por el narcotráfico, como salta a la vista. Negarlo, por patriotismo o por militancia, es demorar la solución.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario A contar los muertos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.