Avisar de contenido inadecuado

mi columna de domingo

{
}
Recuerdos del presente

Mientras estábamos de fiesta…

Humberto Vacaflor

YPFB alegó razones de “fuerza mayor” ante Argentina por la disminución del volumen de exportación de gas natural de 4,6 a 2,3 millones de metros cúbicos diarios (MM m3/d) a principios de agosto y el gobierno lo admitió el 3 de septiembre. El 21 de agosto, el presidente de la empresa estatal había dicho que Bolivia decidió pedir a Brasil una revisión del contrato GSA de compra-venta de gas, que prevé exportaciones de 30 MM m3/d hasta 2019.
El panorama del gas natural se ha oscurecido de pronto en Bolivia. En pocos meses, el país pasó de ser la potencia gasífera del cono sur a ser un proveedor inseguro y dudoso. Brasil dejó de hablar de duplicar el volumen de sus compras, Argentina está demorando de manera poco disimulada la licitación para el nuevo gasoducto que debería permitir el transporte de 27,7 MM m3/d y Chile prefirió no entrar en el negocio de gas por mar.
La razón de todo esto es que las inversiones petroleras están frenadas desde el año 2003, cuando comenzó la convulsión política que provocó un desfile acelerado de presidentes, hasta que llegó Evo Morales a fines de 2005. Entonces la incertidumbre cedió por unos días, porque las empresas calculaban que el nuevo gobierno iba a fijar muy pronto las nuevas reglas de juego, con o sin nacionalización, nacionalización de veras o de burlas, o no. El problema es que el proceso de cambio de contratos, que es a lo que se redujo la nacionalización, demoró un año entero. Por lo tanto, la incertidumbre se mantuvo. Firmados que fueron los contratos, y protocolizados y convertidos en leyes, podía pensarse que la incertidumbre hubiera terminado. Pero no fue así. A los dos meses, el gobierno les dice a las empresas petroleras que si no invierten de inmediato, rescindirá los contratos. No habían terminado de entrar en vigencia y ya estaban en duda.
Agosto fue el mes de los nervios del gobierno. No solamente se produjo el accidente en el pozo X4 del campo Margarita, que podría reducir a la mitad sus reservas (que eran de 7 TCF), sino que en el TGN aquello del 82 por ciento de impuestos se reveló como una farsa, pero una farsa en números: los ingresos por la renta petrolera mostraron una caída dramática debido a que terminó la vigencia del 32 por ciento adicional que debía durar solo mientras se negocien los contratos (y para la propaganda). Es decir que en agosto se vino a comprobar que para nacionalizar y comer pescado hay que tener mucho cuidado.
En realidad, la característica principal del estadista es que, cualquier cosa que haga, lo hace tomando previsiones. Es lindo nacionalizar, disfrazarse para el acontecimiento, llevar banda de música y hacer mucha, pero mucha propaganda. Lo difícil es hacer que el  país cumpla con sus compromisos de exportación y que, sobre todo, cumpla con el mercado interno.
Mientras los bolivianos estábamos de fiesta, Brasil ha descubierto un nuevo campo petrolero en Santos, Perú ha firmado el contrato para exportar GNL a México, Colombia se revela como otro exportador de GNL, Venezuela ha firmado un contrato con la Chevron para exportar GNL a Estados Unidos y Cuba abre su plataforma submarina para exploraciones petroleras, incluso de empresas de Estados Unidos.


{
}
{
}

Comentarios mi columna de domingo

Querido Humberto:



Qué alegría!! Me parece una muy buena idea que te pongas en campaña internáutica y que podamos disfrutar de tus escritos también por esta vía.



Un abrazo,



Gonzalo
Gonzalo Mendieta Gonzalo Mendieta 01/10/2007 a las 18:23
Querido Gonzalo



Gracias por tus palabras.

Tengo el propósito de darle un poco más de dinamismo a este blog.

Yo siempre te escucho en Enemigos Intimos.

Ahora podré escuchar en onda corta, porque la Fides Tarija se niega a transmitir el programa.

Un abrazo



H

Deja tu comentario mi columna de domingo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.