Avisar de contenido inadecuado

Colombia eligió un mal padrino

{
}

Economía de palabras

 El padrino equivocado

 Humberto Vacaflor Ganam

El presidente colombiano,, Juan Manuel Santos, tuvo una muy buena intención cuando se propuso llegar a un acuerdo de paz que libere a su país de la narco-guerrilla llamada FARC, ocupada también en la industria del secuestro.

Lo que estuvo mal desde el principio fue haber elegido a los Castro como padrinos de la paz. Eso es lo que llevó al triunfo del NO en el plebiscito del 2 de octubre.

Un buen padrino hubiera agradecido el honor, pero lo hubiera rechazado. Presentarse como padrino de la paz un gobierno que había propiciado y financiado a la guerrilla antes de que se hiciera narco-guerrilla, fue una ofensa para los colombianos.

Porque la narco-política llegó en este siglo, como lo sabemos los bolivianos y lo saben venezolanos, argentinos, brasileños y paraguayos. Pero ese es otro cantar y tiene otros desenlaces, que se ven ahora en Argentina, Brasil y, pronto, en Venezuela, desenlaces que suponen la cárcel para los culpables.

El que don Raúl Castro haya aparecido en las fotos con su guayabera de lino italiano bendiciendo, para decir algo, la firma de la paz entre el presidente Santos y los narco-guerilleros, fue la gota que provocó la derrota en el plebiscito.

Fue sumar la burla al oprobio.

Se sabe por qué las FARC fracasaron también con la narco-guerrilla: el consumo de cocaína en Estados Unidos había bajado mucho. El nuevo mercado de consumo era Brasil, y había que llegar hasta los lugares más propicios para atender ese mercado. Las “plataformas de exportación”.

Pero los Castro podían haberse disculpado diciendo que el proyecto foquista en sí, aquel que comenzó con el padrinazgo cubano, fracasó, porque no logró tomar el poder en Colombia. Un fracaso más, de la larga lista  en que incluso figura el ensayo foquista hecho en Bolivia en 1967 por el Che, y que tenía el mismo padrino, sin entrar en detalles, porque fue un padrino reticente.

Y el “guerrillero” que, cuando debía pedir perdón por los 200.000 muertos, tiene un “lapsus” y termina diciendo “ofrezco el perdón”.

Era mucha ofensa para los colombianos. Con su voto dijeron que les gusta la paz, pero sin la dosis de oprobio y burla con que se la presentó esta vez. Y querrían otro padrino.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Colombia eligió un mal padrino

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.