Avisar de contenido inadecuado

Cocaína en las elecciones

{
}

Cocaína en la campaña

La conferencia episcopal entregó un documento en que señala al narcotráfico como la principal amenaza para los bolivianos.

Gobierno aludido: Como siempre ocurre en estos casos, el gobierno se dio por aludido y tildó la declaración de los obispos de política.

Toda vez que el Cardenal Terrazas hacía una alusión al tema del narcotráfico, el gobierno del presidente EMA reaccionaba de esa manera, dándose por aludido.

Esta vez, el documento de los obispos entre en detalles y pide a las autoridades tomar medidas eficaces para afectar al narcotráfico.

Cambio presidencial: Algo sabe el presidente EMA sobre la extendida preocupación de los bolivianos por este problema, que está haciendo inverosímiles esfuerzos por asegurar que él no es un dirigente cocalero, sino “campesino”, como lo dijo ante la CNN.

Preocupación: Las encuestas del gobierno han identificado el tema como la mayor preocupación de los bolivianos, que afecta:

• la seguridad ciudadana,

• la moral pública,

• y distorsiona la economía, pues se trata de una actividad ilegal que distorsiona la economía.

Los voceros del gobierno, como la diputada Marianela Paco, han sido encargados de difundir el relato de que en esta gestión se ha combatido más al narcotráfico que en todas las anteriores.

Aporte colombiano: El exministro Saúl Lara dijo en un debate periodístico que, en comparación con los cocales que existían en el año 2000, los de ahora son el doble.

Y que con la incorporación de la tecnología colombiana, el rendimiento de los cocales ha
crecido en 50% por hectárea y que la productividad de cada hectárea ha crecido
de 7,5 a 10 Kg de cocaína.

Sumados todos estos progresos de la industria del narcotráfico, la producción de cocaína en Bolivia ha llegado a ser de 170 T por año.

Sector millonario: Y hay más datos sobre la más vigorosa industria ilegal que opera en Bolivia. Algunos cocaleros se han percatado de que los mayores márgenes de utilidad se dan en el comercio de la droga fuera de Bolivia.

Precios graduales: Un cocalero del Chapare nos dio el siguiente detalle sobre el precio de un kilogramo de coca:

-En el Chapare cuesta US$ 1.300

-En Santa Cruz sube a US$ 1.500.

-En la frontera con Brasil llega a US$
2.300.

-En el lado brasileño cuesta US$ 7.000.

-En Sao Paulo trepa a US$ 20.000.

-En Sudáfrica llega a valer US$ 80.000.

Y así, hasta que en Moscú cuesta US$
130.000.

La injusticia: El cocalero proveedor propietario de una hectárea al que mejor le va llega a recibir US$ 30.000 por año, aunque la coca que produce en esa su hectárea,
convertida en cocaína, vale diez veces más solamente puesta en Sao Paulo.

La tentación es muy grande y son muchos los cocaleros que han incursionado en el gran negocio, llegando incluso a participar en el traslado de la droga al exterior.

FOB-CIF: Un experto nos dijo que esos cocaleros pasaron de hacer operaciones FOB a hacerlas CIF, porque ahí está el negocio.

• Todo esto sin entrar en el detalle de la coca legal, un tema en que el gobierno ha quedado entrampado.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Cocaína en las elecciones

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.