Avisar de contenido inadecuado

La coca del presidente

{
}

Economía de palabras

 

Impuesto a la coca

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Según lo recuerda Herbet S. Klein en su libro sobre la “multiétnica sociedad boliviana”, durante el gobierno de José Ballivián (1841-1847), el impuesto a la producción de coca sumaba 200.000 pesos, es decir 10% de todas las recaudaciones tributarias del país.

Faltaban veinte años para que fuera separada la cocaína en laboratorios de París o La Paz, según las versiones de diferentes autores.

Se trataba de un impuesto especial, diferente al que se aplicaba a otros cultivos, seguramente por el valor de la hoja, por la productividad de sus plantas y porque daña la tierra.

En ese tiempo, la producción de coca no llegaba a las 2.000 toneladas y ahora, según la ONU, la producción llega a 54.628 toneladas.

Pero ahora, 170 años después de aquella época, los impuestos a la coca no representan ni siquiera 1% de las recaudaciones tributarias del país.

Cuando el gobierno está comprobando que la política de erradicación voluntaria de cocales es un fracaso y que los cocaleros siguen pegando o matando a policías, quizá sea oportuno buscar otras maneras de reducir los cultivos que generan el narcotráfico y la probabilidad de importar el terrorismo que está derrotando a Estados mejor organizados que el boliviano.

Una forma complementaria de las políticas de erradicación podría ser la aplicación de fuertes cargas tributarias a los cultivos de coca.

Las ideas que algunos funcionarios del gobierno tienen para asustar a los propietarios de más de un bien inmueble en el país podrían ser adaptadas para desalentar el cultivo de coca.

Si uno tuviera  una hectárea, o un cato, pagaría un monto equis y las mayores extensiones serían gravadas de manera progresiva, hasta que quien tenga diez o dieciocho hectáreas, como tiene un famoso cocalero del Chapare, se vea obligado a vender su tierra para pagar los impuestos.

Algo hay que hacer. Salvo que las autoridades prefieran seguir mirando cómo el país es destruido por la hojita y sus subproductos.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La coca del presidente

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.