Avisar de contenido inadecuado

Otro cierre de Comibol

{
}

Recuerdos del presente

 

De Comibol a Ecormin

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

La última decisión del gobierno sobre el futuro de Comibol ha
introducido un nuevo elemento de incertidumbre en el sector minero, que ya vive
una situación angustiosa.

La Empresa Corporativa Minera (Ecormin) tiene nombre, por el
momento, y el respaldo del presidente Evo Morales, quien está decepcionado de
la minería estatal, sobre todo desde la huelga minera de mayo pasado.

Ha llegado el presidente a la misma idea que hace 27 años había expuesto
Gonzalo Sánchez de Lozada cuando impulsaba el cierre de las empresas de Comibol
y el despido de los trabajadores.

La diferencia entre estos dos momentos es que Sánchez de Lozada
decidió acabar con Comibol cuando los precios de los metales estaban muy bajos,
mientras que Morales Ayma lo decide cuando los precios están en sus niveles más
altos de la historia.

Las razones económicas, en ambos casos, sirven sólo como
pretexto.

El primero lo decidió porque quería que en el país subsistieran
solamente las grandes empresas mineras, como aquellas de las que él era y es
dueño, y el segundo lo decide porque quiere que sólo subsistan las cooperativas
mineras.

Ambas decisiones obedecen a propósitos políticos, por supuesto.
En el segundo caso, el interés es más visible: los cooperativistas mineros
suman 150.000 y, junto a sus familias, llegan hasta 450.000 (votos).

El cálculo político de Sánchez de Lozada se comprobó equivocado
por dos razones: los beneficiarios (directos) resultaron muy pocos, y porque
los relocalizados terminaron dando un inmenso poder sindical al movimiento
cocalero que habría de barrer todas las estructuras políticas del país.

A su vez, el cálculo de Morales Ayma sólo mira a las próximas
elecciones. Ha olvidado ya el consejo que escuchó de Alicia Bárcena: los
estadistas deben pensar en la próxima generación y no en la próxima elección.

El primer relocalizador tenía la idea clara: las empresas serían
cerradas y, en el caso de los yacimientos más ricos, pues concedidos a empresas
privadas, nacionales o extranjeras.

En el actual caso, la idea no es clara. Sólo está el deseo del
presidente de desahuciar a Comibol. Lo que resulte después será obra del
viento. Por de pronto, lo único que sabe es que quiere esos votos para octubre
de 2014. Un razonamiento claro, preciso aunque no muy profundo.

Vacaflor.obolog.com

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Otro cierre de Comibol

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.