Avisar de contenido inadecuado

Chaparina y Tienanmen

{
}

Recuerdos del presente

 

De Tienanmen a Chaparina

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

Antes de abrazarse tiernamente con la crema y la nata del empresariado cruceño, el gobierno de Evo Morales había decidido encontrar en las antípodas a su alma gemela: la China Popular, como se la conoce desde que Mao le puso ese nombre aunque luego Deng Xiaoping haya hecho el mayor “proceso de cambio” en ese país, sin tocar el nombre.

Los clásicos de la política no ayudan mucho. No han vivido estos tiempos de cambio que sacuden al mundo detrás del más fuerte “ventarrón de destrucción creativa”, que se haya visto (Shumpeter).

Las reglas son claras. La política es monopolio exclusivo, indiscutido e incuestionable del PC. Los empresarios tienen la función de cumplir las metas de producción diseñadas por el partido. Y punto.

Por ejemplo, no pueden ni siquiera preguntar qué pasó en aquel 4 de junio de 1989, cuando la plaza Tienanmen fue alfombrada con cientos de cuerpos aplastados de jóvenes que pedían algún grado de libertad de expresión.

Aquí, el gobierno de MAS tiene varias plazas Tienanmen en su haber, comenzando por Chaparina, Porvenir, La Calancha, Caranavi, sin mencionar la tabla rasa que ha dejado en los medios de comunicación.

La boda en Expocruz fue la suscripción del acuerdo de esta nueva realidad. El MAS tiene el monopolio de la política y los empresarios deben cumplir el rol productivo que se les asigna, bajo la torva mirada de la ministra Morales. Nada más. No pueden, por ejemplo, exigir que cesen las tomas violentas de sus tierras. Eso entra en el terreno político, exclusivo del partido. Coto cerrado.

El mensaje es para todo el país. Los bolivianos deben aceptar, sin chistar, que los cocaleros del Chapare tienen un estatus de territorio independiente. Pueden, en el mismo día, achicharrar a dos jóvenes o detener y golpear a nueve funcionarios de la UMSS acusándolos de ser soplones de Umopar. Los bolivianos deben saber que los cocaleros tienen esos y otros privilegios, por haber prestado a su líder.

Este monopolio incluye el privilegio que tiene el presidente de viajar en su avión de millonario, hacer discursos incoherentes, hacer compras multimillonarias sin licitación (pero con comisión), admitir que tiene un parlamento de plastilina…

Como el PC chino sobre Tienanmen, el MAS nos dice: “Chaparina, sí ¿y qué?”

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Chaparina y Tienanmen

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.