Avisar de contenido inadecuado

Capitalización, capítulo Evo

{
}


Economía de palabras

Nueva capitalización

Humberto Vacaflor Ganam

Con mucha reserva, sin licitaciones ni grandes anuncios como los que hizo el gobierno de Sánchez de Lozada, una nueva capitalización de las empresas estatales y privadas se aplica en la Bolivia de Evo Morales.
A diferencia de la anterior capitalización, la actual tiene una fuerte presencia de capitales venezolanos.
Nadie protesta, como lo hacíamos en el caso de la anterior capitalización unos pocos bolivianos, porque todo se realiza detrás de una cortina de silencio.
Es que la nueva capitalización se produce cuando en el país los medios de comunicación han sido controlados por el gobierno o amigos del gobierno, o asustados empresarios.
Carlos Gil, en hábil empresario venezolano que compró un matutino paceño el año pasado, y provocó un fuerte ruido, compró por esa misma época, sin que nadie lo mencione, 35% de las acciones de la empresa ferroviaria oriental.
Pero no se quedó en el ámbito de las empresas estatales: avanzó hacia el sector privado y compró una famosa empresa del sector oleaginoso.
Lo curioso es que el gobierno de Morales ha desistido de avanzar en su proyecto de re-nacionalizar los ferrocarriles.
Parece que cuando hay intereses venezolanos de por medio, el gobierno renuncia a muchos de sus principios y posterga algunos de sus proyectos.
La presencia de PDVSA en el norte de La Paz hizo que el gobierno niegue a los pueblos originarios del derecho que las da la constitución de  objetar proyectos que afecten el medio ambiente.
Y la extraña demora en el proyecto del Mutún sólo podría explicarse con la sospecha de los dirigentes cívicos de la zona de que el gobierno está esperando que llegue una empresa venezolana.
La capitalización que ejecuta este gobierno con disimulo, debería ser denunciada. Salvo que el miedo haya paralizado a todo el mundo.

{
}
{
}

Deja tu comentario Capitalización, capítulo Evo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.