Avisar de contenido inadecuado

Bonos soberanos, el "pecado original". Siglo 21 N 1260

{
}

 

“Pecado Original”

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha empezado a mostrar preocupación por la ola de ventas de bonos internacionales por parte de países africanos y otros países en desarrollo ya que estas podrían llevar a la reaparición del "pecado original", es decir de los préstamos en dólares que una vez plagaron a los países en desarrollo.

En las décadas de los 1980 y 1990 varios países en desarrollo sufrieron crisis financieras al momento de pagar los préstamos y bonos extranjeros denominados en moneda extranjera, sobre todo cuando sus propias monedas se devaluaban.

Según un reportaje del FT, desde entonces, muchas economías emergentes han desarrollado sus propios mercados internos de bonos, reduciendo drásticamente su dependencia de los préstamos en moneda extranjera - una dependencia que se conoce como  "pecado original".

Apetito por los bonos: Sin embargo, algunos estados aun dependen de acreedores extranjeros, los inversionistas internacionales han desarrollado un fuerte apetito por los bonos de los países en desarrollo; lo que ha reducido el costo de estos créditos y ha llevado a varios países a incursionar en el mercado de bonos. Según Luc Everaert, vice director del departamento de mercados de capitales del FMI, este es un tema que ha empezado a llamar la atención del Fondo al ver que algunos países podrían estar cayendo nuevamente en el llamado “pecado original”.

Condiciones de fracaso: Un reciente documento del FMI sostiene que “el abrirse a nuevos flujos de capital puede hacer vulnerables a algunos países con gobiernos derrochadores y sistemas financieros no muy bien regulados”.

Nuevos emisores: Las cifras del Fondo indican que la mayoría de los nuevos participantes en el mercado de bonos son países africanos que hacen emisiones por primera vez como Angola, Namibia y Zambia así como países emergentes de otras regiones como Mongolia. Todos ellos se habrían beneficiado de las nuevas condiciones en el mercado internacional, en el que los inversionistas buscan alejarse de los bonos de países como España.

Lo bueno: Estos créditos a países pobres que el año pasado habrían superado los US$ 12.000MM, pueden ser muy saludables para algunas economías que necesitan de inversión. Sin embargo, algunos analistas, incluidos los del FMI creen que existe un riesgo: Algunos de los países que acceden ahora al mercado de bonos tiene pobres credenciales económicas y financieras y estos nuevos créditos podrían llevar a nuevas crisis de deuda.

Lo malo: "El pecado original" puede contribuir a empeorar y las crisis financieras. Si la moneda local de un país cae, el costo del servicio y el reembolso de la deuda internacional se hace mayor - obligando a los países a elevar las tasas de interés y gastar las reservas en defender el tipo de cambio advierte Everaert.

"Es bueno que los inversores extranjeros quieran prestar a los mercados emergentes, pero estos países deben ser cuidadosos ", dijo recientemente Marie Cavanaugh, directora del comité de calificaciones soberanas de Standard & Poors.

Kenneth Rogoff, profesor de economía en la Universidad de Harvard y uno de los principales expertos del mundo en la crisis de deuda soberana, señaló que las economías emergentes seguían mucho menos endeudadas que en el pasado, pero que creía que algunos países "inevitablemente tendrán nuevas crisis de deuda".

{
}
{
}

Deja tu comentario Bonos soberanos, el "pecado original". Siglo 21 N 1260

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.