Avisar de contenido inadecuado

Bolivia dividida por la coca

{
}

Dos polos cocaleros

Hay una lectura diferente sobre lo que está pasando ahora en la política boliviana. Parte de reconocer a la coca como la verdadera fuente del poder económico y a los Yungas y al Chapare como los polos en que se divide ese poder.

El poder de los Yungas de La Paz predomina en el altiplano, hacia el Oeste, donde están las vías de salida de la droga para el norte del continente, mientras que el poder del Chapare de Cochabamba predomina en la frontera Este, hacia Brasil, el mercado más grande de la cocaína en Sudamérica.

Demasiadas coincidencias: Esta realidad estaría detrás de los últimos hechos de la política, que no se entienden usando otros esquemas de análisis.

• El presidente Evo Morales, presidente también de los cocaleros del Chapare, ha tenido un sorpresivo acercamiento con el gobernador de Santa Cruz, el departamento con la frontera más próxima a los mayores centros de consumo de droga de Brasil. Y mantiene una actitud hosca hacia los restantes ocho departamentos.

• El gobierno se propone construir la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, que la revista brasileña “Veja” califica como una “autopista de la cocaína”, uniendo el Chapare con Brasil. Los dirigentes de la Tierra Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) se oponen a esa carretera por razones ecológicas y el gobierno responde con su, hasta ahora, más duro desplante a los pueblos originarios: la consulta con esos pueblos para cualquier proyecto será sólo eso, una consulta, pero que la última palabra será dada por el Estado boliviano.

• Tanta es la molestia del gobierno con los dirigentes de TIPNIS que los ha acusado de recibir financiamiento de USAID, una agencia de cooperación norteamericana que podría ser expulsada de Bolivia en esta semana. La acusación del gobierno es a toda la Confederación Indígena del Oriente Boliviano (CIDOB), del que forma parte TIPNIS.

La región enemiga: Mientras tanto, en el occidente, el territorio donde predomina el polo económico de la coca de Yungas, las cosas están tensas porque el gobierno está agitando las aguas políticas con un propósito desestabilizador que nadie entiende.

• El presidente Morales está muy ofendido con el hecho de que los orureños hubieran apedreado la casa de su hermana a raíz del asesinato de cuatro policías por los ayllus de la región de Uncía (Siglo 21 N 1124).

• Ha ordenado la destitución de los alcaldes de Sucre y Potosí. No se descarta que haga lo mismo con el alcalde de La Paz. Es tan grande su molestia con las capitales del occidente donde su partido perdió en las elecciones municipales que ordenó al ejército impedir que Juan del Granado –su aliado hasta hace muy poco tiempo- inaugure un puente antes de dejar el cargo de alcalde de La Paz.

• Los dirigentes yungueños están molestos. Dicen que el gobierno sólo ayuda a los cocaleros del Chapare. Bolivia está dividida entre dos regiones cocaleras.

{
}
{
}

Deja tu comentario Bolivia dividida por la coca

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.