Avisar de contenido inadecuado

El Beni castigado

{
}

Recuerdos del presente

 

El Beni abandonado

 

Humberto Vacaflor Ganam

 

El soldado Antonio Montes
Calderón tuvo la idea de denunciar, en la letra de una cueca, el estado de
abandono en que estuvo la guarnición boliviana de Boquerón en la guerra del
Chaco, durante la épica batalla. “Boquerón abandonado, sin comando ni
refuerzos”.

Todo podrán decir los
comandantes militares de ese momento heroico, pero el soldado dejó la
constancia de que no hubo ni comando ni refuerzos: los militares se aplazaron.
Un testimonio irrebatible.

Ahora, ochenta años
después, mientras las aguas cubren el Beni, se puede decir lo mismo de esa
situación, donde no hay ni comando ni refuerzos. Mientras tanto, el gobierno de
Evo Morales hace cálculos para decidir si ayuda o no a una población que le dio
la espalda a su partido en siete elecciones seguidas.

Si hasta parece una
confabulación. Desde arriba, desde los Andes, llega los ríos cargados mientras
que aguas abajo hay unas represas construidas por el Brasil que no dejan fluir
la corriente. Resultado: un lago gigantesco.

El presidente Morales se
niega a visitar la zona. Le duelen las derrotas de su partido en la región y no
quiere atender el pedido del gobernador opositor para hacer las paces en alguna
isla del lago.

Esta larga guerra contra
el oriente rebelde le ha costado mucho al país. Hubo una invasión a Santa Cruz,
que se frustró por cálculos militares. Fue necesario provocar una batalla en
Pando para derrocar a un gobernador, con varias traiciones y muertos de por
medio. La estrategia de consuelo era ganar el Beni con votos, pero el plan se
fue a pique en ese gran lago amazónico.

Ahora queda un Beni
repudiado por el poder central. Lo prefieren como inundación más que como
territorio, porque así no habrá votos contrarios.

Los gobernantes están
necesitando alguna lección de humildad pero también de magnanimidad. Los
benianos deben ser perdonados. Es cierto, rechazan al partido de gobierno, pero
habrá que admitir que tienen el derecho de hacerlo.

Está mal condenarlos por
ser opositores. Alguna razón tendrán para decirle no al proyecto hegemónico del
Chapare. Quizá tengan principios diferentes. Algo de moral han de tener. Sabrán
lo que es la ética. Quien sabe qué los mueve, pero son opositores. No es un
pecado mortal.

Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El Beni castigado

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.