Avisar de contenido inadecuado

Autonomías cruzadas

{
}

Recuerdos del presente

Autonomías cruzadas

Humberto Vacaflor

Se está cerrando, en medio de ofertas que hace el gobierno y luego las niega, un nuevo episodio de la antigua lucha de los bolivianos por la descentralización. Los paceños, que habían sido los campeones de estas batallas hace un poco más de un siglo, están ahora del otro lado, aferrados a las ventajas que supuestamente les proporciona el capturado centralismo.
Lo que ha ocurrido en la Asamblea Constituyente, y que podría concretarse dentro de poco con el referéndum que tanto quiere el gobierno, es que el centralismo ganó una nueva batalla. Se impuso sobre cuatro regiones que habían optado, con los votos de la gente, por las autonomías departamentales, como fue la consulta del 2 de julio de 2006.
Los asambleístas de los departamentos que rechazaron la idea autonomista, pero más poblados y con mayor representación, terminaron elaborando un texto por el cual se niega las autonomías departamentales. Lo que perdieron en las urnas lo ganaron en la asamblea, derrotando a los cuatro departamentos que quieren la autonomía.
Algo que es bueno observar es que las cuatro capitales de los departamentos autonómicos están, en línea recta, a más de 900 kilómetros de distancia de La Paz, sólo con la excepción de Trinidad. Son las ciudades y las regiones más alejadas del centro burocrático del país. La autonomía es propuesta como una solución, dirigida a que el gobierno esté más cerca de la gente.
Para derrotar a la autonomía departamental el gobierno usó un método antiguo: el descuartizamiento. Como Túpaj Katari, las autonomías departamentales fueron divididas en cuatro partes más o menos iguales.
De esa manera, la región del país donde se produce 70% del Producto Nacional Bruto pero que tiene solamente 30% de la población, quedó derrotada. Se podría esperar ahora que la región que definió cómo habrá de ser la autonomía por la que votó la otra región acepte que la "media luna" defina cómo se ha de administrar la cara oscura de la luna. Sería una reciprocidad, una cortesía.
Por el momento, la Bolivia occidental se ha impuesto sobre la Bolivia oriental. La tarea fue facilitada no solamente por los votos que tiene La Paz, sino por los recursos que genera el Chapare, una región aliada dedicada a actividades económicas ilegales.
Los cocaleros del Chapare pusieron el líder y probablemente los recursos para esta nueva batalla. El centralismo paceño, que hace más de un siglo ganó su primera batalla con ayuda de los aymaras, ha ganado la segunda con ayuda de los cocaleros del Chapare.
Pero algo van a tener que hacer los paceños para evitar que su región siga teniendo victorias pírricas. La economía paceña está postrada y sólo vive del comercio, legal e ilegal. Con la eliminación de las ventajas del ATPDEA para exportar a Estados Unidos, La Paz caerá al séptimo lugar en la lista de los departamentos exportadores. Sólo aventajará a Beni y Pando.
En eso podría consistir la retribución de cortesías de la "media luna". En sugerir que el occidente se dedique también a actividades productivas, que no sean las extractivas. Un esquema autonómico por el cual se proponga el relanzamiento de las capacidades productivas, para las cuales los paceños son muy aptos. Por lo menos lo eran.

{
}
{
}

Deja tu comentario Autonomías cruzadas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.