Avisar de contenido inadecuado

Aruquipa para todo

{
}

Aruquipa para todo

El senador Santos Ramírez tiene fe ciega en Guillermo Aruquipa. Hasta ahora lo ha puesto como su ayudante y diligenciero en el senado, como presidente de YPFB, como vicepresidente de YPFB y, la semana pasada, como Superintendente de Hidrocarburos.

Parece que el secreto de Aruquipa es mantener el tono apropiado en las cosas que dice. Sólo se cuida del tono. El sentido de todo lo que dice no tiene mucha importancia. Lo importante es el énfasis.

Esta vez, al ascender al cargo de superintendente de Hidrocarburos, Aruquipa se esmeró en usar un tono muy firme para referirse a las empresas petroleras. Comenzó diciendo: "Se acabó la chacota". Y aclaró: "Ahora se van a cumplir las leyes".

Si hubiera pensado en el sentido de lo que dijo, habría observado que sus palabras eran una crítica a su propia gestión de presidente de YPFB. Porque los voceros de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos (CBH) dijeron en su momento, cuando él dejó el cargo en la empresa estatal, que si no invirtieron lo suficiente fue porque los trámites eran demorados en las oficinas de YPFB. No dijeron que era una chacota, porque parecían estar pensando más bien en el concepto de inoperancia, ineptitud o desconocimiento del sector.

Aruquipa parece haber entendido que lo importante es mostrarse severo con las empresas petroleras y acusarlas de todas las deficiencias de la política petrolera. Es un estilo que mantiene el propio presidente Morales cuando habla de las "transnacionales", sin advertir que su gobierno firmó 22 contratos con ellas.

El tono corresponde a la actitud del gobierno en este tema. El estilo venezolano o brasileño es diferente. En esos países se alienta a que las empresas inviertan y sólo cuando lo han hecho y están produciendo y vendiendo a manos llenas se les anuncia que deben pagar más impuestos (ver Datos Ejecutivos). Parece que a las empresas hay que hablarles de aumentos en los impuestos cuando están produciendo, y no antes.

Ese detalle no ha sido entendido todavía por el gobierno boliviano, que sigue amenazando a las empresas incluso ahora, cuando las inversiones están frenadas, como lo muestran las cifras de la producción. Y parece que entender todo esto no es muy difícil, pues hasta el gobierno argentino ha sido capaz de corregir su actitud hacia las petroleras.

Ahora, Santos Ramírez tiene que designar al reemplazante de Aruquipa en YPFB. Se trata del cargo más importante de la empresa, al que antes sólo accedían quienes tenían por lo menos 20 años de experiencia. Los conocedores de la empresa dicen que el presidente de YPFB podía ser cualquier, incluso un maestro rural, pero que el gerente operativo tenía que ser alguien que realmente sepa del sector. Es decir que Aruquipa no calificaba para el cargo.

En el ambiente petrolero se teme que Ramírez haga otra designación política y las empresas del sector sigan sin tener un interlocutor profesional con el cual puedan entenderse.

{
}
{
}

Deja tu comentario Aruquipa para todo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.