Avisar de contenido inadecuado

Argentina no confía en el gas boliviano

{
}

Economía de palabras

¿Gas de Bolivia o de EEUU?

Humberto Vacaflor Ganam

 

Los argentinos comenzarán en este invierno a consumir gas natural norteamericano. No es cuestión de modas o de alineamientos políticos: es que el gas boliviano no abastece la demanda argentina.

Pero es la primera vez que los argentinos, que son los mayores consumidores de gas natural per cápita, conocerán el color y el olor de un gas natural que llega desde el corazón del imperio. 

El gas fue extraído de rocas en Dakota, fue licuado, puesto sobre un barco en Sabine Pass, Louisiana, y llevado hasta el puerto chileno de Quintero, donde recuperó su forma de gas y es ahora enviado a Argentina por un gasoducto.

Ese gas “made in USA” recorrerá uno de los siete gasoductos que los argentinos habían tendido para exportar gas a Chile cuando lo tenían de sobra, pero la falta de inversiones, los precios muy bajos y el estilo amenazante de los Kirchner hizo que se interrumpa la exploración en busca de nuevos campos.

Es decir que Argentina es el ejemplo de lo que le pasa a un país donde no hay inversiones petroleras: termina importando por los ductos que le sirvieron un día para exportar.

En Bolivia la crisis de producción está comenzando apenas a mostrar sus consecuencias. Por el momento afecta a los países compradores y obliga a Argentina a comprar gas procedente de Estados Unidos, aunque podía haber sido de cualquier otro exportador, como Qatar, Australia, Rusia o Trinidad y Tobago.

El precio de ese gas es muy alto en este momento, al menos en comparación con el boliviano que reciben los argentinos; US$ 7,60 por millón de BTU frente a US$ 3,02.

Hay la esperanza de que aumente la producción boliviana y no sea necesario importar el gas en algún momento, lo que obligaría al país a elegir si traerlo desde puertos argentinos, brasileños, chilenos o peruanos.

La esperanza está en las reformas que hace el gobierno para atraer inversiones, reformas que el experto Mauricio Medinaceli ha llamado “La capitalización en el proceso de Cambio”, porque dice que es idéntico a lo que hizo Sánchez de Lozada para atraer inversiones petroleras, aunque esta vez se hace con disimulo. Las empresas han recuperado sus privilegios.

Nunca digas de esta agua no he de beber, ni llames a otros “traidores a la patria” si estás dispuesto a hacer lo mismo que ellos hicieron.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Argentina no confía en el gas boliviano

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.