Avisar de contenido inadecuado

Anticapitalistas, ¿como los chinos?

{
}

Recuerdos del presente

Homenaje a China

Humberto Vacaflor Ganam

La próxima vez que el presidente Evo Morales se proponga hacer un repaso del desempeño de la economía en los últimos diez años, por honestidad y decencia debería invitar al embajador de China, porque todos los méritos llegaron desde tan lejano país.

Que los ingresos aumentaron en diez veces, o que el IDH produjo el milagro de que todos los ingresos se multiplicaron por diez, porque en ese promedio aumentaron los precios de las materias primas que exportamos, se debe a la China, a la China Popular, que de popular no le queda mucho a estas alturas.

Que el presidente Morales diga que es anticapitalista es algo que seguramente molesta a los líderes chinos, que no miran, como dice Woody Allen, sino sospechan, y esta vez sospechan que alguien no entiende de qué se trata todo esto.

Junto a la tricolor y a la whipala, aunque esta última ha sido puesta entre paréntesis en los últimos meses, debería estar la bandera china, esa que todavía mantiene el color rojo, muy vistoso pero poco honesto.

Los 50 parlamentarios chinos más ricos, todos comunistas, tienen una fortuna que, sumada, llega a los 70.000 millones de dólares. Una suma que es el doble del monto al que llega la riqueza de los 50 diputados más ricos de Estados Unidos, un país abierta y sinceramente capitalista.

Por lo tanto, eso de que el presidente haya proclamado a las Fuerzas Armadas bolivianas como una institución anticapitalista es, quizá, una provocación que los amigos chinos no van a tomar muy bien.

Si estás haciendo una “revolución” que, en el fondo, no lo es, sino una forma más del capitalismo, no parece oportuno que alguien, que se proclama tu amigo, descubra tu engaño, tu fraude.

El mensaje chino podría ser: si vamos a engañar a la gente, no hagamos olas, no hagamos que vuele la perdiz, dejemos que los giles sigan creyendo lo que les decimos.

Ahora, China está en la lona. Han admitido que sus tasas de crecimiento de los últimos años fueron ficticias. La única verdad era que compraban materias primas. Y eso nos llegaba. Y nuestros ingresos crecían, para alegría de quienes proclamaban la “revolución” de ese momento.

Por honestidad, invitemos a los chinos. Pero no los desenmascaremos. Seamos solidarios en la mentira.

Vacaflor.obolog.com

{
}
{
}

Deja tu comentario Anticapitalistas, ¿como los chinos?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.