Avisar de contenido inadecuado

Amores que matan

{
}

Amores que matan

 

Las muestras de afecto del gobierno boliviano a Venezuela y Siria provocan miradas de incredulidad en el mundo pero en Bolivia generan asombro y preocupación.

La explicación podría estar en que el gobierno de EMA está apostando a una salida por el desastre, ahora que el mundo está a un tris de una conflagración internacional que encontraría a Bolivia en el bando equivocado. No hay otra explicación coherente a este comportamiento.

COMO PERRO FIEL

El régimen boliviano es visto en el exterior como un perro fiel a Nicolás Maduro y Bashar al Assad que persisten en cometer los peores atropellos a la vida humana en el mundo.

Los bolivianos miran con angustia cómo los embajadores en la OEA y la ONU están a cargo de expresar solidaridad a esos regímenes genocidas de sus propios pueblos.

Nunca antes los representantes bolivianos en esos foros habían tenido tareas de tanto protagonismo, ni siquiera para defender intereses estrictamente bolivianos.

Esos embajadores están actuando como si en sus exposiciones se les fuera la vida, decididos a defender las causas de Maduro y Assad incluso con la vergüenza y la abyección.

EL DESASTRE COMO OPCIÓN

Está claro que el gobierno del MAS no calcula los efectos que tendrán estas demostraciones en el electorado boliviano, porque no le importa o porque tiene planes para prescindir de ese apoyo en la perspectiva de que estalle una guerra internacional.

Para que la actuación en defensa de Maduro sea bien recibida por los bolivianos, el gobierno tendría que bloquear las redes de información, como hace el régimen venezolano mientras atropella a su pueblo.

BLOQUEAR LA INFORMACIÓN

Por el momento, los bolivianos se informan por todos los medios sobre los abusos de Maduro y, al mismo tiempo, se informan de cómo el embajador boliviano defiende a Maduro en la OEA.

Del mismo modo, los bolivianos se informan sobre los horrendos crímenes de Assad y su alianza con la Rusia de Vladimir Putin, al mismo tiempo que mira cómo el embajador boliviano en la ONU defiende al genocida.

DESASTRE A LA VISTA

En el cono sur de Sudamérica ha surgido un servidor leal a la alianza ruso-siria justamente cuando desafían a EEUU en una escalada que todo el mundo teme que acabe en un desastre.

El pronunciamiento de Rusia e Irán, advirtiendo sobre una respuesta muy dura contra quien ataque a Siria, este fin de semana, encuentra a Bolivia como aliada de un frente internacional con el que ningún país vecino se ha alineado.

El apoyo ciego a Maduro y Assad sólo se explicaría por la apuesta de una salida por el desastre que esté haciendo el gobierno boliviano; ninguna otra explicación cabe a este línea que sigue la política exterior.

Si el mundo estuviera entrando a una guerra como la que se avizora en los frentes de tensión que han entrado en una escalada preocupante, pensar en elecciones o en perder votos es casi pueril.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Amores que matan

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.