Avisar de contenido inadecuado

Alianza del capitalismo salvaje

{
}

De Siglo 21, publicación independiente. Por suscripciones.

La toma de Santa Cruz

A Francisco Franco le tomó tres años ocupar Madrid en la guerra civil española (1936-1939); en Bolivia al presidente EMA y su partido le tomó siete años ocupar Santa Cruz de la Sierra.

La semana pasada, el liderazgo cruceño se abrazó con EMA en un gesto de afinidad política e ideológica que sorprendió a algunos bolivianos.

El presidente llegó a decir que le es más fácil hacer obras en Santa Cruz que en La Paz.

Hay otras lecturas sobre este acontecimiento político.

Santa Cruz impuso su modelo: Esta es otra lectura. No es que Santa Cruz haya cambiado, sino que el presidente EMA y su partido han dejado sus radicalismos de izquierda y han abrazado el pragmatismo capitalista, que es el credo cruceño.

El abrazo se dio en la inauguración de la Expocruz, símbolo de la pujanza del capitalismo cruceño, al que el presidente EMA se había negado a asistir desde 2006 con todo tipo de pretextos.

Templo del modelo: Ahora, según esta segunda lectura, él se siente digno de entrar a la casa del capitalismo cruceño, al templo del modelo que rivaliza con el suyo.

Ahora está claro que el presidente estaba forzando las cosas cuando decía que proponía el socialismo. Sus bases cocaleras del Chapare, que practican el capitalismo salvaje, lo miraban sin comprender.

Los dirigentes de Expocruz cumplieron con su credo. En plena ceremonia le recordaron al presidente que es preciso eliminar las barreras a las exportaciones. La respuesta se dio al día siguiente, cuando el gobierno anunció que estaba preparando una ley para facilitar y alentar las exportaciones.

Amargura paceña: Pero no todos son triunfos ni alegrías. La amargura del presidente hacia La Paz se alza como un problema muy grande que debe enfrentar para que en las elecciones del 5 de octubre la sede de gobierno no le dé la espalda.

Ningún político boliviano puede aspirar a ser líder nacional si ha perdido en La Paz. Los arrumacos ideológicos del presidente con la cruceñidad podrían despertar los celos de los paceños.

Telaraña masista: Para contrarrestar ese sentimiento, el gobierno está acelerando los plazos de su obra estrella para La Paz: el teleférico. Aunque todos saben que esa obra no ayudará a resolver el caos del transporte paceño, la esperan porque será un espectáculo, una especie de telaraña masista que abarcará toda la ciudad.

Alianza histórica: Pero lo que queda de la semana pasada es el histórico acercamiento entre el MAS y Santa Cruz. El partido de gobierno, que tenía como aliados sólo a sectores económicos informales e incluso ilícitos, ha incorporado al liderazgo empresarial cruceño.

Moral y dinero: El dinero no tiene moral, dicen los cínicos. Por lo tanto, el acercamiento entre el masismo y el cruceñismo era inevitable.

Por lo demás, el territorio cruceño es surcado por los corredores de exportación del producto estrella del Chapare.

Las mafias de la droga tienen allí un moderno sistema financiero clandestino. También han traído la industria del secuestro, pero no todo tiene que ser color de rosa.

{
}
{
}

Deja tu comentario Alianza del capitalismo salvaje

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.