Avisar de contenido inadecuado

Acreedores de Venezuela, unidos

{
}

Recuerdos del presente

Caracas: junta de acreedores

Humberto Vacaflor Ganam

Cuando los diagnósticos son reservados, ya se sabe, los acreedores se ponen nerviosos, como se está viendo en Venezuela.
Antes que llegue el cura para los santos oleos, llegan los acreedores con las sagradas cuentas.
Es probable que la OEA no tenga pisada en Venezuela, porque así lo dispuso Nicolás Maduro ante la tumba de Hugo Chávez, pero está resultando difícil evitar a los acreedores del país más comprador y derrochón de Sudamérica.
La guardia revolucionaria dispara contra los jóvenes que piden el cambio y fuera del régimen chavista. Contra los acreedores ese método no sirve.
La ruptura diplomática no es solución. La decisión de Maduro de romper relaciones con Panamá beneficiará, sólo por poco tiempo, a las empresas estatales y privadas de Venezuela que tenían deudas multimillonarias con los muy activos proveedores panameños.
Entre los deudos que asistieron al primer aniversario de la muerte de Hugo Chávez, estaba, muy compungido, el brasileño Marco Aurelio García, asesor de la presidente Dilma Rouseff. Y es bien sabido que Venezuela debe a las constructoras brasileñas US$ 2.500 millones. El portafolio de las empresas brasileñas en Venezuela asciende a US$ 25.000 millones.
Pero hay acreedores más grandes todavía. Según el portal La Verdad de Maracaibo, con la firma de Daniela García, la deuda de PDVSA llega a US$ 108.271 millones, mientras que su patrimonio es de US$ 73.883 millones.
Eso da una idea de la magnitud del despilfarro del finado Chávez, que llegó al poder cuando el petróleo costaba 9 dólares y se benefició con la suba que lo llevó hasta 150 dólares el barril. (Las historias de estos populistas derrochones es muy parecida).
En la reunión de Caracas estuvo también Raúl Castro, a cargo del gobierno que Vicente Fox llamó “el chupacabras”, porque exprimió a la URSS y está acabando con Venezuela.
Parece que el gobierno cubano quiere incluir a Brasil en su nuevo menú. El megapuerto de Mariel, para recibir contenedores con destino a cualquier vecino, a cualquiera, cuesta US$ 700 millones y ha sido financiado por el brasileño BNDS.
Entre 2003 y 2010, según recuerda EFE, Lula da Silva viajó 16 veces a Venezuela y Hugo Chávez visitó 20 veces Brasil, pero la señora Rouseff sólo viajó tres veces a Venezuela.
Chávez dejó unas cuentitas que Maduro no puede cubrir.
Vacaflor.obolog.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Acreedores de Venezuela, unidos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.